septiembre 20, 2020
El tiempo
Política

Buscan apoyo legal para que nadie se libre de pagar la plusvalía

El Ayuntamiento de Écija recurre al Tribunal Supremo en busca de doctrina legal que apoye que todos los vecinos paguen el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, también conocido como plusvalía, incluidos los propietarios de casas y pisos protegidos patrimonialmente.

La plusvalía es un impuesto que recaudan los ayuntamientos en función del valor del terreno, y que se paga cuando un local, una vivienda o un solar cambia de manos, por una venta o una herencia. Algunos vecinos del centro histórico de Écija rechazan pagarlo al considerarse exentos por el grado de protección patrimonial de sus viviendas.

En la mayoría de ocasiones, los propietarios de esos inmuebles reclaman la exención del pago de la plusvalía alegando que el valor de sus viviendas o solares está ‘congelado’ por estar incluidos en las zonas protegidas por el Plan Especial del Centro Histórico (Pepriccha). El Ayuntamiento defiende desde hace varios mandatos que el grado de protección de un inmueble no exime del pago de impuestos.

Al respecto existen sentencias judiciales tanto a favor como en contra de la tesis de los vecinos que se niegan a pagar. En este sentido, los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Écija dicen que hay sentencias que apoyan que se calcule el impuesto a pagar por la venta o herencia de un inmueble basándose en el valor catastral en lugar de en el valor del suelo.

El Ayuntamiento ecijano ha recurrido en casación a una instancia superior, el Tribunal Supremo – “los recursos por el plusvalía se ven habitualmente en el contencioso administrativo”, apunta la portavoz municipal del PP, Silvia Heredia – para intentar unificar doctrina y criterios al respecto, y hacer que también los propietarios de inmuebles en el centro de Écija paguen este impuesto.

Heredia matiza que el Gobierno local (PP) es consciente de que el valor patrimonial de un inmueble lo exime de pagar el IBI o plusvalía, “pero ahora mismo cualquier inmueble se apoya en que por estar dentro del conjunto histórico tiene limitaciones en su protección y, por tanto, no se puede tocar una fachada ni una ventana y se apoyan en eso para no pagar”, cuando esa exención debía ceñirse “a casas de gran calado patrimonial”.

Los propietarios de pisos en el centro de Écija recurren a la extensión de sentencias favorables a los propietarios de inmuebles con grado de protección patrimonial para no pagar este tipo de impuestos, una rendija local por la que “se está perdiendo mucho dinero”, estima la portavoz del PP.