junio 20, 2019
El tiempo
Política

Recortan la limpieza de las calles

La corporación municipal ha aprobado modificar a la baja el contrato de recogida de basuras y limpieza viaria, que fue rechazado hace un mes con el voto contrario de la oposición, que suma la mayoría del pleno y que, esta vez, ha dejado pasar el nuevo contrato, que recorta en unos 300.000 euros el servicio, por el que pasa de pagar 2,1 millones a algo más de 1,7.

Los tres grupos de la oposición (PSOE, PA e IU) han pedido al Gobierno local (PP) que la rebaja en el precio del servicio no implique pérdida de puestos de trabajo, que no suban las tasas por limpieza viaria y recogida de basuras y que el servicio no empeore a pesar de los recortes en el contrato.

“Lo que hemos hecho es explicar a la oposición que no disminuimos servicios”, argumenta Rafael Serrano, responsable municipal de Hacienda, que defiende que “la idea del PP es economizar el gasto público para que sea posible bajar impuestos”.

“Estamos trabajando en bajar el coste de los servicios, como el de recogida de la basura en 300.000 euros, porque bajar el gasto corriente es nuestra obligación para que sea posible bajar los impuestos y con ello reactivar el consumo, que es lo que hace falta”, explica Serrano.

Cambiar el criterio. El edil de Hacienda sí que apunta la necesidad de cambiar la fórmula que se sigue para cobrar a los vecinos por la recogida de basuras, “porque no es justo cómo se pagan las tasas”, asegura, “según la calle donde vivas pagas más o pagas menos”, un criterio que no parece adecuado para el PP. Con todo, el concejal de Hacienda argumenta que “la idea nuestra es que nunca se suban los impuestos a los ciudadanos”.

Acerca de la posibilidad de que la rebaja en lo que se paga a la empresa adjudicataria del servicio, Ecilimp, suponga el despido de empleados encargados de la limpieza viaria – la concesión que sufre más recortes – el PP entiende que “no es necesario el despido de nadie”.

“Desde luego que la empresa puede tomar la decisión que quiera porque es autónoma y libre”, reconoce Serrano, “pero entendemos que hay margen suficiente en una empresa que ha podido tener beneficios en mantener los puestos de trabajo que pueden suponer esta rebaja”.

Aunque la plantilla de Ecilimp calcula por encima de la docena los trabajadores que pueden perder su empleo si el Ayuntamiento aplica este recorte del gasto y del servicio, la empresa apunta que tendría que recolocar a unos cinco operarios, que destinaría, en principio, a otros cometidos.

A pesar de eso, el equipo de gobierno del PP, que ya incluyó esta rebaja en sus previsiones presupuestarias para 2012, aprobadas gracias a la abstención del PSOE, sostiene que “hemos antepuesto el mantenimiento del empleo a la rebaja”, aunque Serrano reconoce que “otra cosa es que la empresa tome la decisión que crea oportuna”.