agosto 21, 2019
El tiempo
Semana Santa

Con la cera sin consumir

El Lunes Santo empezó en Santa Ana a las 19.15 horas. El pronóstico de mal tiempo ha llevado a la hermandad de La Yedra a acortar su estación de penitencia como hizo en la Semana Santa de hace dos años: llegar al Salón, rodearlo y volver a su templo de Santa Ana.

No dio tiempo ni a que se consumieran las velas del paso de la Virgen de la Caridad. En parte por el leve viento que sopló durante la tarde y en parte por que no dio tiempo a que la cera se derritiera. Aunque la junta directiva optó en primer lugar por retrasar media hora la salida de sus titulares, finalmente la cruz de guía piso la calle con apenas un cuarto de hora sobre el horario previsto y entre aplausos del numeroso público que se agolpaba en el barrio del Puente.

De allí, el Cristo de la Yedra y la Virgen de la Caridad enfilaron Emilio Castelar para entrar al Salón por Jesús Sin Soga. Tras rodear la plaza por delante de San Francisco, la Yedra deshizo el camino para volver a su iglesia de Santa Ana.

fotocaridad
Aunque más corto de lo habitual, el recorrido deja estampas ya clásicas de singular belleza, como la del Cristo de la Yedra paseando junto a los balcones largos del palacio de Peñaflor.

Santiago de nuevo pendiente del cielo. El Cristo de la Expiración y la Virgen de los Dolores de Santiago vivirán también pendientes del cielo el Martes Santo, ya que los pronósticos hablan de intervalos nubosos y un 45% de probabilidades de lluvia a la hora de la procesión.

La hermandad de los Estudiantes ya tuvo que retrasar en algo más de media hora su salida procesional el año pasado y recogerse hora y media antes de lo habitual por la amenaza de lluvias.