abril 22, 2019
El tiempo
Política

Urbanismo entrará en concurso de acreedores en abril

En menos de un mes podría presentarse el concurso de acreedores en la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU), actualmente en preconcurso. Aunque el plazo para hacer efectivo ese preconcurso es de cuatro meses, según el Gobierno local (PP), el equipo de gobierno estima que Urbanismo entrará en concurso de acreedores “en torno a inicio de abril”.

Son las cuentas que hace el concejal de Urbanismo y Hacienda, Rafael Serrano, que ve la fecha de primeros de abril como “la más probable”. “Desde que se presentó el preconcurso, a finales de febrero, tenemos cuatro meses para hablar con proveedores”, explica el edil, que no cree que se consuma ni la cuarta parte de ese plazo, “porque la deuda es excesiva y va a ser difícil llegar a un compromiso con los proveedores en tan corto plazo”.

 

Al haber presentado un preconcurso voluntario de acreedores, el Ayuntamiento tiene la ventaja de que la empresa, aunque bajo la vigilancia de administradores concursales, seguiría bajo su control y el equipo de gobierno tendría dos años para tratar de recuperar la viabilidad de la empresa y reflotarla.

“Es la suerte que tenemos con este proceso voluntario, que nosotros tenemos el control de la empresa y marcamos los tiempos y por tanto podemos gestionar de la mejor manera y la menos traumática posible para los trabajadores y para todo el mundo, para que se pueda hacer así”, señala Serrano.

El concejal de Hacienda y Urbanismo subraya que la quiebra de la empresa y su administración concursal son la mejor manera de defender esta sociedad mercantil pública, que acumula una deuda de 18 millones de euros de las que más de una tercera parte (6 millones) la tiene con proveedores.

El concurso de acreedores es, para Rafael Serrano y el equipo de gobierno del PP, la salida a la situación de bloqueo de la EMU. De hecho, el preconcurso de acreedores parte del embargo de las cuentas bancarias de la empresa las pasadas navidades, al reclamar un acreedor municipal el pago de unos pagarés del mandato 2003-2007, según fuentes municipales.

Ese bloqueo de las cuentas no permite a la empresa de urbanismo ninguna operación. “Ahora mismo tenemos las cuentas absolutamente bloqueadas, no podemos pagar a trabajadores”, dice Serrano, que defiende que el concurso de acreedores de abril “desbloquea esa situación de funcionamiento, de no poder pagar lo más mínimo, la luz, el agua, el canon de las fotocopiadoras… cualquier cosa”.

“La empresa ahora mismo esta absolutamente bloqueada y no puede dar servidos, no puede comprar gasóleo”, lamenta el responsable municipal de la EMU, que defiende que “es necesario entonces presentar el concurso de acreedores porque de otra forma no puede prestarse servicio alguno a los ciudadanos”.