junio 20, 2019
El tiempo
Sociedad

En un año se quitará el último semáforo que queda en Écija

En un año empezarán las obras para que deje de haber semáforos en Écija. En marzo de 2013 está previsto que empiece la construcción de una rotonda en el cruce de las avenidas Miguel de Cervantes y Andalucía, en el centro de la ciudad astigitana, una obra que supone, en la práctica, acabar con este cruce, regulado por semáforos, para agilizar el tráfico en el centro de la ciudad.

No habrá semáforos y tampoco colas de vehículos como las que habitualmente se forman en hora punta en ambas avenidas – la de Miguel de Cervantes conecta con la plaza mayor, el Salón – ni tampoco, se supone, multas por no respetar el cambio de color.

Esa es, al menos, la idea del Gobierno local (PP), que acaba de aprobar el proyecto de esta rotonda, que, finalmente, tendrá un presupuesto de poco más de 186.000 euros, 14.000 por debajo de los más de 200.000 euros en que estaba inicialmente presupuestada la intervención.

En esa nueva glorieta, el PP quiere colocar una fuente que, actualmente, se encuentra en el parque Vélez de Guevara, una zona verde anexa al actual cruce. Poco o nada más se sabe del proyecto, salvo que la rotonda aprobada por el equipo de gobierno va a ser “un poquito más grande para facilitar la buena circulación de la gente y que el tráfico se pueda incorporar con más facilidad”, señala la portavoz municipal del PP y concejala de Seguridad Ciudadana, Silvia Heredia.

Del total presupuestado para esta obra, la mayor parte corre a cuenta de la Diputación de Sevilla, que aporta cerca de 83.300 euros con cargo a sus planes de inversiones para este año. Los más de 100.000 euros restantes se los reparten el Estado central, que pone 65.780 euros, y el Ayuntamiento de Écija que tiene que aportar cerca de 37.270 euros.

Para el equipo de gobierno de Écija, el presupuesto que destina la Diputación a estas obras se queda corto en comparación con lo que el organismo provincial venía destinando a inversiones en Écija. “Desde siempre han sido en torno a 331.000 euros”, se queja Heredia, “y este año nos conceden 221.000 euros para dos obras, esta de la glorieta y los aliviaderos de aguas pluviales del cementerio”, una obra, esta última, que está presupuestada en 110.000 euros.

El equipo de gobierno popular calcula que las obras de la futura glorieta crearán en torno a 30 o 40 empleos directos más los que se creen de forma indirecta para asegurar el suministro de materiales y otras cuestiones. El concejal de Urbanismo y Hacienda, Rafael Serrano, apunta que este factor de la creación de empleo se incluirá en las condiciones para la adjudicación de la obra. “La empresa que se quede la obra será la que más puestos de trabajo cree y a la gente más necesitada, como desempleados de larga duración sin otros ingresos y que tengan hijos a su cargo”, ejemplifica el concejal del PP.