abril 22, 2019
El tiempo
Política

El pleno se queda mudo

Un fallo en la megafonía ha impedido celebrar la sesión extraordinaria del pleno de la corporación sobre ruegos y preguntas. El pleno, pedido por la oposición municipal para que tuviera lugar antes del 24 de marzo, tendrá ahora que posponerse.

Los micrófonos de los concejales de la corporación no han funcionado a la hora del pleno, las 12.00 horas, y la sesión ha tenido que ser suspendida por motivos técnicos.

Los capitulares no se ponen de acuerdo sobre la nueva fecha de la sesión plenaria, que deberá ser convocada por el alcalde, Ricardo Gil-Toresano (PP), con el mismo orden del día – ruegos y preguntas – que la frustrada sesión del jueves 22 de marzo. Para fijar el nuevo pleno extraordinario se tendrá que tener en cuenta que la sesión ordinaria de marzo se debe celebrar el día 27, último martes del mes.

De este modo, en la última semana de marzo podrían celebrarse dos plenos, uno ordinario y otro extraordinario dedicado en exclusiva a los ruegos y preguntas que la oposición se queja que no ha tenido ocasión de hacer en varias de las anteriores sesiones plenarias ordinarias.

El pleno extraordinario sobre ruegos y preguntas es una petición de los concejales de la oposición, PSOE, PA e IU. En concreto, los socialistas responsabilizan directamente de que no se llegue a los ruegos y preguntas en los últimos plenos ordinarios “al poco control del pleno por el alcalde, Ricardo Gil-Toresano, que no hace cumplir los tiempos de intervención de los portavoces” y alarga las sesiones “con recesos y cortes”.

Para los tres grupos de la oposición “es en el turno de ruegos y preguntas en el que se manifiesta al gobierno local las inquietudes de los grupos y, en consecuencia, de los vecinos de Écija”, un argumento con el que justifican la importancia de estos puntos de control municipal.