febrero 27, 2024
El tiempo
Política

Abre al tráfico la carretera Écija-Cañada Rosal tres meses antes de lo previsto

Ya está abierta al tráfico la carretera provincial SE-9104, de Écija a Cañada Rosal, tras la finalización de las actuaciones que se han adelantado en tres meses, ya que el escenario de obras previsto era de seis meses de duración y debía cumplirse el próximo mes de abril.

La Diputación de Sevilla ha invertido 600.000 euros en los trabajos de arreglo de esta carretera, a través de su Área de Cohesión Territorial, y mediante el Programa Extraordinario de Inversión en Carreteras.

La vía ya está abierta al tráfico después de tres meses de trabajo en ella frente a los seis meses previstos inicialmente. La diputada de Cohesión Territorial, Teresa Jiménez, ha expresado que “gracias al Programa Extraordinario de Inversión en Carreteras, la Diputación ha podido acometer este proyecto sin olvidar algo tan importante como es la seguridad en las carreteras que son de nuestra competencia”.

Asimismo, Jiménez ha añadido que la Diputación dispone, además, de un servicio de mantenimiento anual de todas las carreteras con la finalidad de que “podamos circular con toda seguridad por la red viaria”.

Los trabajos han consistido en la corrección de deslizamiento en la ladera, en concreto en el punto kilométrico 0+700 en el que se ha realizado una mejora del terreno que facilita el drenaje del primer estrato de menor consistencia, el cual puede sufrir saturación en épocas de intensas lluvias. Esta mejora del terreno se ha realizado mediante columnas de grava de 7 metros de longitud y 0,8 metros de diámetro, con geotextil y cama de grava superior de 0,25 metros de espesor y con posterior restitución de asfalto.

Asimismo, se ha trabajado en la parte correspondiente al desmonte, y para evitar la entrada de agua en la superficie de contacto entre terreno natural-terraplén proveniente de la parte alta de la ladera y del propio talud del relleno para así conducirla a las correspondientes obras de drenaje transversal, evitando su infiltración, se han practicado dos medidas; ejecutar una amplia cuneta revestida en el pie de aguas arriba del terraplén y, asociada a la cuneta, se ha acometido una zanja drenante de forma que se capte el agua que no sea recogida por la cuneta y se pueda infiltrar en el terreno.

Finalmente, se ha repuesto la señalización horizontal y vertical en la zona de actuación e instalación de una barrera de seguridad en la curva de entrada con protección para motoristas.