abril 23, 2024
El tiempo
Sociedad

Restaurar el convento de La Merced costará 400.000 euros

La restauración de la iglesia conventual de La Merced costará 400.000 euros como mínimo. Su propietario, la Archidiócesis de Sevilla tiene previsto aportar 150.000 euros. El resto, corre a cuenta de la parroquia y la hermandad de La Piedad, que ha iniciado una campaña para recoger donativos.

En diciembre pasado empezaron las obras para rehabilitar la techumbre del inmueble, que se derrumbó hace once meses. No obstante, el edificio lleva cinco años clausurado por el mal estado de las cubiertas y la bóveda que, finalmente, colapsaron en marzo del año pasado, un derrumbe que aceleró el proyecto de restauración que la Archidiócesis de Sevilla preparaba para la iglesia conventual ecijana.

El problema estructural en La Merced es que la bóveda del templo tiene una fisura en el centro, fue mal ejecutada en su construcción, es muy plana y empuja a los muros del edificio, que se han ido abriendo, según el arquitecto responsable del proyecto, José Antonio Lubiano.

“Básicamente lo que nos pasa en la iglesia en la nave central es que tenemos unos muros de tapial que, con la humedad se van poniendo blandos y se mueven”, explica el arquitecto, “y una bóveda muy plana que cuando entra en carga lo que hace es empujar y eso hace que los muros se hayan ido abriendo”.

En concreto, el muro de la fachada de La Merced está inclinado unos 25 centímetros, señala Lubiano, que añade que “esa inclinación va haciendo también que la bóveda vaya abriéndose más, y cuando más se abre más baja y más empuja” a los muros, en un círculo vicioso que las obras que se llevan a cabo intentan romper.

Las obras buscan aligerar la estructura de la bóveda y retener los muros para que no sigan avanzando. “Pretendemos con esta primera actuación al menos que la seguridad del templo quede completamente garantizada de aquí en adelante”, apunta el arquitecto, “vamos a poner unos tirantes para que los muros no sigan avanzando, que se quedarán vistos”.

Es la solución más económica, según Lubiano, que reconoce que “desde el punto de vista económico podría haber soluciones muchísimo más caras, pero serian disparatadas para lo que habría que hacer”. Esos tirantes de sujeción los tienen otras iglesias en la provincia “y están funcionando”, dice el arquitecto, que añade que las obras también afectan a las cubiertas, “que vamos a poner nuevas aunque con las tejas viejas”.

De los 400.000 euros del presupuesto, la Archidiócesis de Sevilla, propietaria del edifico, tiene previsto aprobar una contribución de 150.000 euros. El resto, tendrá que salir de aportaciones de la parroquia a la que pertenece la Merced y del dinero que consigan recaudar junto con la hermandad de la Piedad, que tiene en el templo clausurado, su sede canónica.

“Esto hay que pagarlo, esto tiene un coste”, dice Rafael Calderón, párroco de Santa María, a la que pertenece La Merced. “El Arzobispado, con esfuerzo, va a poner una gran cantidad, y el resto lo tenemos que poner nosotros, el resto tiene que salir de la ciudad de Écija”, enfatiza el sacerdote, que afirma que “ni la parroquia, ni la hermandad ni el colegio diocesano de La Merced pueden hacer frente en solitario, esto es un trabajo y una tarea de todos”.

La hermandad de la Piedad ya ha iniciado una campaña que, con el nombre de ‘Salvemos la Merced’, recoge donativos, y ha lanzado un boletín para recoger aportaciones económicas a partir de cinco euros al mes, además de un bizum.