julio 29, 2021
El tiempo
Cultura

El ecijano Jesús Armesto, premiado en el Festival de Cine Lo Spiraglio, de Roma

El cineasta ecijano Jesús Armesto ha recibido el premio SAMIFO en el Festival de Cine de Salud Mental Lo Spiraglio, de Roma, por su documental ‘Los burgueses de Calais: la última frontera’, que reconoce a “la película que mejor retrata y narra aspectos relacionados con la emigración, la transculturalidad y la diversidad”.

El jurado ha decidido premiar a ‘Los burgueses de Calais’ por “la capacidad de contar la vida de los migrantes a través de un hecho histórico y por las opciones cinematográficas en sentido estricto. La película está bien estructurada y con una dirección cuidadosa y detallada; también presenta un excelente guión, fotografías bien articuladas y entrevistas que brindan una visión amplia de la situación dramática y que ayudan al espectador a captar la complejidad de la realidad de los migrantes”.

El documental de Armesto narra la crisis humanitaria de las miles de personas que, en el verano de 2015, abarrotan “la Jungla”, el enorme campo de refugiados situado en Calais, Francia. Nacido hace 43 años en Écija, Jesús Armesto se diploma en Dirección Cinematográfica y se forma como montador en Barcelona. Recibe el Premio de promoción del Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña en el año 2005, gracias al cual escribe y dirige su primer largometraje, ‘Cuento de las dos orillas’ (2007). Ha dirigido varios largometrajes y realizado, producido y escrito numerosos spots publicitarios, además de trabajar como docente en la Universidad de Barcelona.

En el Festival de Cine de Salud Mental Lo Spiraglio este año han competido 8 largometrajes y 18 cortos, “con una mirada panorámica, respetuosa, valiente y atenta a un público cada vez más sensible a los problemas de salud mental”.

El realizador astigitano ha dedicado su película “a todas las personas que ahora mismo buscan la vida atravesando caminos y mares al otro lado de nuestras puertas. A todas aquellas personas que nacen, viven y mueren en campos de concentración, que ahora llamamos campos de refugiados”. El premio del festival romano, lo ha dedicado Armesto “a todo el equipo de esta película y a todas las personas que han contribuido a que realizáramos este film, con su corazón y con su talento” y “a todas las personas llamadas ‘ilegales’”.