septiembre 23, 2021
El tiempo
Sociedad

El Plan Écija defiende su actuación durante la incidencia del benceno en el agua

El Consorcio de Aguas Plan Écija ha iniciado una investigación interna y elabora un dossier que elevará al consejo de administración y la junta general sobre su gestión en la contaminación con benceno del agua potable que suministra a 16 municipios de la Campiña y la Sierra Sur sevillanas, y que dejó sin agua para beber a estos municipios, entre ellos los de la comarca de Écija.

El Consorcio asegura haber realizado más de 500 analíticas relacionadas con ese episodio de contaminación por benceno, que serán añadidas al citado informe. Paralelamente, la entidad ha abierto un expediente informativo a la empresa suministradora del carbón activo que, supuestamente, ha sido el activo que ha contaminado el agua, y a la que reclamará que responda por el posible gasto extraordinario derivado de esta crisis.

“Todo aparecerá en un completo informe que se está elaborando, que presentaremos a todas las entidades, instituciones y usuarios que quieran conocerlo”, expone la presidenta del Consorcio de Aguas, Rosario Andújar, que añade que esos datos también se van a presentar a la opinión pública “con total transparencia”.

Andújar niega que el procedimiento de contratación del suministro del servicio de potabilización necesite ser revisado, como han pedido algunos alcaldes miembros del Plan Écija o grupos políticos de los municipios afectados, y asegura que “el Consorcio vela por obtener el mejor de los productos al mejor precio, como es nuestra obligación”.

La presidenta del Consorcio de Aguas asegura que “no ha habido nunca riesgo para la salud de las personas pero, en todo caso, si lo hubiera, es precipitado pedir u ofrecer determinadas indemnizaciones, cuando no se conoce que haya habido ningún perjuicio económico más allá de un gasto extraordinario en agua embotellada que ha tenido que hacer la ciudadanía”, opina, aunque no descarta pedir indemnizaciones si se confirman perjuicios a usuarios o empresas de los municipios afectados.

Varios alcaldes de estos municipios denuncian que, cuando menos, se han producido errores en la comunicación de la incidencia, pasando en menos de 48 horas de asegurar que no había problema en el suministro del agua del grifo a declarar la misma como no apta para el consumo humano.