abril 18, 2019
El tiempo
Cultura

Se cumplen cuatro años del cierre del convento de Las Teresas

Esta semana se han cumplido cuatro años del cierre del convento de San José, conocido popularmente como Las Teresas. Amigos de Écija denuncia que todavía siguen saliendo elementos del edificio en la calle El Conde, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde los años 30 del siglo pasado.

El colectivo conservacionista apunta que del convento carmelita se han sacado piezas, “presumimos que es un nuevo traslado de obras de arte”, apuntan, “ya debe quedar poco”.

Amigos de Écija lamenta que, desde que en marzo de 2015 se cerrara el convento de las Teresas, “nada se ha hecho para impedir el traslado ni se cumple la ley para la apertura del palacio mudéjar” de San José, pedida no solo por la asociación ecijana sino también por ADEPA, la asociación por la defensa del patrimonio histórico artístico de Andalucía.

Esta anunció en noviembre pasado que se iba a dirigir a la orden de los Carmelitas Descalzos para pedirles la apertura de Las Teresas al menos un día a la semana, como marca la ley. Igualmente se interesaron por los valiosos bienes muebles del cenobio, que deben permanecer en su ubicación, ya que de haberse trasladado algo se estaría incumpliendo la Ley de Patrimonio.

También estaba prevista una visita del Defensor del Pueblo Andaluz a Las Teresas en octubre del año pasado que, según Amigos de Écija, no llegó a celebrarse. Esta inspección se producía tras la queja de la asociación astigitana, “para que se cumpla la apertura del convento de conformidad con la ley”.

Amigos de Écija muestra su preocupación “por la custodia y el estado de conservación de los bienes muebles que albergaba el convento de Las Teresas”. No obstante, l Defensor del Pueblo explica que, si bien el convento está declarado Monumento Histórico-Artístico desde junio de 1931 y tiene la consideración de Bien de Interés Cultural (BIC), desde 1985, los bienes muebles vinculados al edifico no figuran en esa declaración, “por lo que los mismos no son inseparables del mismo y por tanto no están inscritos, en la actualidad, en el Catalogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía”.

El inmueble, de estilo mudéjar erigido entre los siglos XIV y XV, permanece cerrado desde marzo del año 2015, cuando la última de las religiosas de esta congregación abandonó el edificio.