febrero 22, 2019
El tiempo
Política

IU y Écija Puede piden amparo para parar la privatización de las piscinas

IU y Écija Puede-Podemos van a pedir amparo a los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Écija para evitar que las piscinas de La Alcarrachela salgan a concurso por veinte años. Ambos partidos opinan que el consistorio debe pedir responsabilidades por el mal estado del complejo deportivo a la actual empresa adjudicataria.

Según las dos formaciones, el propio pliego de condiciones del servicio, adjudicado en 2011, indica que las instalaciones se deben entregar al Ayuntamiento en el mismo estado en que las recibió la adjudicataria. “Hay indignación entre los usuarios de las instalaciones, que han visto el deterioro de las mismas”, afirma el concejal de IU, David Delis.

Tanto IU como Écija Puede coinciden en afirmar que se debe clarificar la responsabilidad del adjudicatario actual “y el concejal de Deportes está en la obligación de pedir esa responsabilidad”, añade Delis, que anuncia alegaciones para paralizar la propuesta de privatización “insensata y desproporcionada que realiza el PSOE con sus socios de FuE y la abstención de PP y PA”.

“La situación del complejo deportivo obedece, como reconoce el informe, a que no ha tenido el mantenimiento y la conservación necesarios”, apunta Delis, “y este Gobierno local y el anterior tenían la obligación de supervisar que se prestara un servicio de calidad en todos los sentidos en unas instalaciones que son de todos los ecijanos”.

En este sentido, el viceportavoz municipal de Écija Puede, Mario Perea, apunta que “ya tenemos por desgracia experiencia en Écija con este tipo contratos, como el del agua, que se vendió a una empresa que ha sido capaz de justificar pérdidas y cambiar las condiciones del contrato”.

“Si no han sido capaces de hacer un seguimiento al actual contrato de la piscina, de cuatro años, ¿cómo van a hacer para controlar una privatización por veinte años?”, pregunta el concejal de Écija Puede, que propone “el loteado del contrato, dividirlo en contratos más pequeños, más fáciles de controlar”.

Esa división del contrato en lotes permitiría “dar oportunidades a más empresas, pequeñas y medianas, y a cooperativas”, señala Perea. “La piscina de verano incluso podría ser pública porque abre dos meses, se podría sacar otro contrato para la piscina cubierta, otro para el bar… adaptando los contratos a que los beneficios se queden en el Ayuntamiento y en la gente de Écija”, concluye.