diciembre 7, 2019
El tiempo
Sociedad

Educación reubica a los alumnos sin plaza en una nueva línea en San Fulgencio

La delegación en Sevilla de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha creado una nueva unidad de bachillerato en el IES San Fulgencio y ha reubicado en ese centro escolar a los nueve alumnos y alumnas de Écija que se habían quedado sin matricular en primero de Bachillerato. La medida no ha conformado ni a los afectados ni a sus familias, que habían optado por el IES Vélez de Guevara.

Un total de nueve personas se quedaron sin saber dónde podrían estudiar a pesar de haber aprobado cuarto de ESO en junio y tras pedir matricularse en el IES Vélez de Guevara como primera opción, al eliminar la Junta una de las tres unidades de primero de Bachillerato de este centro escolar de Écija. También en el IES San Fulgencio se suprimió una de las cuatro unidades de primero de Bachillerato para el próximo curso, dejando en tres las de este centro escolar.

Sin embargo, y a pesar de que la delegación de la Consejería de Educación en Sevilla afirmó que hasta septiembre no se cerraba el proceso de escolarización en primero de Bachillerato, el pasado lunes avisó a las nueve personas sin plaza para que formalizaran su matrícula para el curso 2018/2019 en el San Fulgencio, al que se ha concedido un grupo de bachillerato, medio de artes y medio de sociales, y se les indicó que se tenían que matricular en este IES con la posibilidad de cambiar de centro en septiembre si hubiera hueco en los centros que han pedido en primera instancia.

La medida no satisface a las madres y padres de las alumnas (son chicas en su mayoría). Estrella Aguilar, cuya hija aprobó cuarto de ESO con una nota media de 8, dice que “el San Fulgencio no lo había puesto ni como cuarta opción, y me dicen que en un plazo de 48 horas tengo que matricular a la niña en el San Fulgencio”, protesta.

“Ahora ¿qué pasa? Porque mi hija dice que como entre allí no estudia bachiller. Pedimos que estudien en el Vélez, nos dicen que hasta septiembre hay tiempo y ahora nos dan 48 horas para que las matriculemos en el San Fulgencio, y mi hija, por ejemplo, no tiene en el San Fulgencio las optativas que había elegido en el Vélez”, explica.

“No nos parece serio, no podemos llevar a nuestros hijos obligados, deberíamos ser libres de elegir el centro escolar para nuestros hijos, que se juegan la nota para poder estudiar una carrera”, lamenta Estrella, que siente que “han jugado con nosotras”.