octubre 20, 2021
El tiempo
Sociedad

Hoy termina el plazo para optar a la rehabilitación del Ayuntamiento

Hoy es el último día para presentar ofertas para el concurso que debe adjudicar la rehabilitación de las Casas Consistoriales de Écija, unas obras que sacó a concurso el pasado mes de noviembre la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía y que se financia en parte con fondos europeos (FEDER).

El proyecto sale a licitación por 5,06 millones de euros (4,18 más impuestos) y se convocó tras la firma en octubre del año pasado del convenio de colaboración entre el consejero Felipe López y el alcalde del municipio, David García Ostos, para financiar y ejecutar conjuntamente esta intervención, que debe estar finalizada en 2019, según la Consejería de Fomento.

La rehabilitación proyectada para este edificio datado a principios del siglo XV tiene un doble objetivo, según la Junta de Andalucía. Por un lado, dotar a Écija de “una sede consistorial moderna y funcional adaptada a las necesidades actuales del municipio y capaz de albergar las actividades administrativas, de servicio a la ciudadanía y de representación política e institucional. Y por otro, recuperar para la ciudadanía un edificio de gran valor arquitectónico, exponente del patrimonio histórico y cultural del municipio que imprimirá un marchamo de calidad a la oferta turística y monumental de Écija”.

Esta intervención cuenta con un presupuesto global de 5,89 millones, de los que la Junta aportará 3,91 millones, equivalentes al 70%, y el Ayuntamiento se hará cargo de los 1,98 millones restantes, el 30%.

Previamente, ambas administraciones desembolsaron casi un millón, en su mayoría aportado por Fomento y Vivienda, para redactar el proyecto de obras y acometer una serie de trabajos previos consistentes en la demolición de los elementos en mal estado de conservación y sin interés patrimonial, la consolidación del edificio y la protección de la envolvente para evitar el desprendimiento, así como la realización de estudios arqueológicos y patológicos.

El proyecto persigue dotar al edificio de un patio de nueva configuración, más amplio, que pueda representar su función institucional; y construir unas nuevas fachadas sobre la plazuela de Santa María y la calle Mandoble, dando continuidad a las de estilo neoclásico existentes, con el fin de imprimir una imagen unitaria tanto en el interior como en el exterior.

Asimismo pretende rehabilitar el espacio de la sala capitular, cuyas antiguas fábricas serán tratadas mediante estuco de color análogo al del ladrillo; y renovar el interior del inmueble, de manera que pueda disponer de áreas de trabajo saludables, circulaciones claras y fácilmente identificables.

Según Fomento, “se ha realizado un especial esfuerzo en materia de sostenibilidad y eficiencia energética para implantar medidas encaminadas a lograr una optimización de los recursos y un mantenimiento eficiente del inmueble, como la reutilización de aguas pluviales para el consumo de inodoros y urinarios, el uso de carpinterías y vidrios de altas prestaciones térmicas y una demolición selectiva de elementos susceptibles de ser reutilizados”.