diciembre 7, 2021
El tiempo
Cultura

Juan Nepomuceno Díaz Custodio, un pionero entre dos siglos

Hasta el próximo 16 de octubre se puede visitar en el Museo Histórico Municipal, en el Palacio de Benamejí, la exposición ‘El Genio de la luz’, una muestra de fotografías de Juan Nepomuceno Díaz Custodio, organizada por Amigos de Écija y por la Asociación Cultural Arturo Cerdá y Rico.

La exposición recoge un total de 54 fotografías, material inédito que ha recogido durante los tres últimos años Julio Cerdá, comisario de la muestra. “No ha sido un trabajo, ha sido un disfrute”, asegura Cerdá, que asegura que de Díaz Custodio “hay material gráfico para hacer otra exposición”.

Según sus biógrafos, Juan Nepomuceno Díaz Custodio nace en Écija el 12 de abril de 1875 en una familia de acomodados industriales y propietarios de fincas rústicas. Terminados los estudios de primaria con los Jesuitas del Puerto de Santa María (Cádiz), se traslada a Granada para cursar estudios de Derecho, carrera que no ejercería nunca, y que compagina con la de Física.

En Granada realizó numerosas fotografías que representan una variedad de temas y estilos distintos como el reportaje, la fotografía arquitectónica, el retrato, etc. “En su adolescencia, dominó de forma inusual la técnica del contraluz, lo que para cualquier fotógrafo era un reto, consiguiendo dar bellísimos detalles en las sombras, ribeteadas de perfiles luminosos que son la admiración de la crítica de la época”, señala el comisario del a exposición.

“Fue reconocido internacionalmente por sus retratos, y publicó en Mundo Gráfico y en La Ilustración Española y Americana”, señala Julio Cerdá, “y fue reconocido como el mejor retratista de la Escuela Sevillana”.

Además de pionero de la fotografía, Díaz Custodio lo fue también de la radio, y suyos fueron el primer coche y el primer teléfono que se vieron en Écija. “Fue un pionero entre dos siglos, iba abriendo camino”, enfatiza su nieto, Ramón Moreno de los Ríos.

En la muestra que se expone en Écija pueden verse retratos originales de Díaz Custodio, paisajes costumbristas, calles y plazas de la Écija de finales del siglo XIX y principios del XX, y también instantáneas que reflejan el sentido del humor de este pionero ecijano de la fotografía.