abril 3, 2020
El tiempo
Política

‘Música en los Palacios’ también queda fuera de la norma anti ruidos

El Ayuntamiento de Écija suspenderá el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica para permitir la celebración de una veintena de actividades lúdicas a las que se ha sumado, para el próximo mes de julio, la celebración del programa cultural ‘Música en los Palacios de Écija’.

 

Esta iniciativa cultural se recupera tras varios años sin celebrarse. La nueva edición de ‘Música en los Palacios de Écija’ se llevará a cabo, previsiblemente, cada uno de los cinco viernes del próximo mes de julio en los palacios de Benamejí, Alcántara y de los Palma. El Palacio de Peñaflor, incluido en la relación aprobada, podría quedarse fuera dependiendo del inicio de las obras para el arreglo de sus accesos.

 

La corporación municipal aprueba anualmente suspender la aplicación del reglamento de protección contra la contaminación acústica para permitir la celebración de eventos, tanto públicos como privados, que quedan así liberados de cumplir la normativa anti ruidos.

 

Entre estos están desde la procesión del Corpus Christi el próximo 26 de mayo a las verbenas de la Divina Pastora, la de los Pisos Amarillos, de Las Moreras y de La Paloma, que van a tener lugar en diferentes barrios ecijanos entre mayo y septiembre. También la Shopping Night prevista también en mayo, la velada de la Virgen del Valle, la procesión de la Patrona el día 8; la Feria de Septiembre, entre el 13 y el 18 de septiembre o las actividades navideñas.

 

Igualmente se exime de cumplir la normativa para la limitación de ruidos a pruebas deportivas como la Fiesta del Descenso del Batán (entre el 23 y el 26 de junio) y la Ruta Carlos III, ya en enero del próximo año.

 

También se suspenderá la norma entre el 6 y el 8 de diciembre para celebrar el mercado barroco que se instalará en la Plaza de España y la De la Constitución. Todas estas actividades se entienden como de “especial proyección oficial, cultural, religiosa o análoga” y, por ello, gozan de un tratamiento especial con respecto a la normativa de protección contra la contaminación acústica.

Además, el alcalde podrá aprobar la inclusión en el listado de actividades exentas de cumplir la norma anti ruidos otras “no programadas en el momento actual y por tanto no incluidas” en la relación aprobada en enero, “con el objetivo de agilizar su celebración así como la suspensión provisional de los objetivos de calidad acústica en dichas actividades”.