noviembre 29, 2021
El tiempo
Política

Unifican las ordenanzas para proteger el espacio público

El Gobierno local (PP-PA) quiere unificar, actualizar y mejorar las ordenanzas municipales en un único documento en el que busca reunir las normas y posibles sanciones al incumplimiento de las mismas en materias que irían desde ruidos, limpieza viaria o agresiones al patrimonio, a las conductas incívicas o la prostitución.

Las nuevas ordenanzas, que el equipo de gobierno pretende aprobar en el pleno de este mes con el nombre de Medidas para Fomentar y Garantizar la Convivencia Ciudadana en el Espacio Público de Écija, buscan “preservar el espacio público como un lugar de convivencia y civismo”, según la portavoz municipal del PP, Silvia Heredia.

La edil apunta que la nueva normativa, aún en fase de borrador, se basa “en el respeto a la dignidad, a los derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones y formas de vida diversas existentes en Écija” y busca garantizar que “todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, de ocio, de encuentro y de recreo”.

Al mismo tiempo, el PP quiere que las ordenanzas unificadas sean “una herramienta eficaz para que los servicios municipales puedan fomentar y garantizar dicha convivencia, asegurar el libre ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos y propiciar el cuidado y la protección de los espacios públicos”.

Las nuevas ordenanzas establecen un total de nueve conductas sancionables, desde los atentados contra la dignidad de las personas a la contaminación acústica pasando por el menoscabo del patrimonio y la degradación del entorno urbano con pintadas, carteles o pancartas, el uso indebido de los espacios públicos de juegos, la utilización de espacios públicos para ofrecimiento y demanda de servicios sexuales, para necesidades fisiológicas de personas y animales, el botellón fuera del espacio de ocio alternativo, el uso indebido del mobiliario urbano y el vertido incontrolado de escombros o de la basura fuera del horario establecido.

Las únicas sanciones avanzadas por los responsables municipales son los hasta 300 euros por no recoger de la vía pública los excrementos de los perros a los 3.000 que tendría que pagar quien promocionara o contratar servicios sexuales en un espacio público, en caso de ser multado por falta grave. Estas multas se podrán compensar con trabajos para la comunidad, “siempre que el interesado lo solicite y la cuantía de la infracción cubra como mínimo los gastos necesarios para poder prestar esos trabajos sociales”.

“La gente no está acostumbrada a cuidar los espacios públicos”, opina Heredia, que añade que en las nuevas ordenanzas también se prohíbe “arrojar colillas o puros, puesto que puede provocar un incendio”, y señala que las nuevas ordenanzas unificadas pretenden “que se puedan denunciar conductas incívicas que antes no estaban tipificadas” en el reglamento municipal.