noviembre 29, 2021
El tiempo
Cultura

Repintan el trampantojo eliminado en el Palacio de Valdehermoso

Siete meses después de su completa desaparición se está volviendo a pintar el trampantojo de la fachada lateral del Palacio de Valdehermoso, en el número 39 de la calle Emilio Castelar, un trabajo que se ha encargado al pintor ecijano Jerónimo Díaz.

Los restos de la pintura mural que simulaba una ventana en esta fachada palaciega fueron picados y posteriormente cubiertos en noviembre pasado, a pesar de que el palacio cuenta con el mayor nivel de protección patrimonial en el Plan Especial del Casco Histórico (el Pepriccha) y, sobre todo, a que se encuentra en el entorno del Palacio de Peñaflor, casi enfrente del mismo.

El trampantojo, un recurso escenográfico muy usado en el barroco, simulaba una de las ventanas de esa misma fachada. Estaba bastante deteriorado – se había desprendido la mayor parte de la pintura – y fue cubierto tras picar el muro y eliminar lo poco que quedaba de este adorno, según diversas fuentes.

Este tipo de pintura mural es uno de los ejemplos de la arquitectura fingida muy utilizado durante el barroco, del que quedan escasos pero importantes ejemplos en el callejero ecijano, según los expertos.

El de Valdehermoso es el único de los tres grandes edificios civiles de Écija – tras el citado de Peñaflor y el palacio de Benamejí – que no está reconocido como Bien de Interés Cultural (BIC), aunque fue propuesto por el Plan Especial, que recomendaba “su apertura al público y la prohibición de estacionamiento en la plazuela” ante la portada, de estilo plateresco.

Se trata de un edificio de titularidad privada, del que el Pepriccha destaca como elementos de interés “todo en general, especialmente fachadas”.

FOTO: Jerónimo Díaz