enero 20, 2022
El tiempo
Sociedad

El presunto asesino de Petra alega que actuó bajo los efectos de la droga

Antonio L.G., el hombre detenido por la Policía Nacional en marzo de 2013 como presunto autor de la muerte de su esposa, Petra Moreno, ha alegado este miércoles que el día de los hechos “estaba mal” y “no era consciente de lo que hacía” porque, de manera previa, había consumido droga.

El imputado ha comparecido en la mañana de este miércoles en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Écija para que las acusaciones concretaran la imputación contra él, tal y como prevé la Ley del Jurado por la que será enjuiciado en los próximos meses.

Fuentes del caso han precisado que la defensa del imputado, que en su declaración tras ser detenido admitió el crimen, ha pedido al juez que se le apliquen las atenuantes de trastorno mental y de drogadicción. Por su parte, el abogado que ejerce la acusación particular en nombre de los hijos de la víctima, Fernando Osuna, ha calificado los hechos de asesinato con alevosía, pues Antonio “esperó” a la víctima pertrechado con un hacha “para asestarle golpes y matarla”, por lo que la fallecida “no tuvo posibilidad de defensa”.

Osuna ha reclamado que el acusado permanezca en prisión provisional hasta que se celebre el juicio con jurado popular. En este caso, además, se han personado como acusaciones el Ayuntamiento de Écija, que también ha calificado los hechos como un delito de asesinato y que, igualmente, ha solicitado prorrogar su estancia en prisión hasta que se celebre el juicio, y la Junta de Andalucía, que no ha precisado si lo acusa de un delito de homicidio o de asesinato en espera de que se practiquen nuevas pruebas y se finalice la instrucción del caso.

La Fiscalía tampoco ha concretado si califica los hechos como homicidio o como asesinato, también en espera de que concluya la instrucción del caso. Una vez finalizada la comparecencia, el imputado ha sido trasladado nuevamente a la cárcel, donde se encuentra interno desde que ocurrieron los hechos por un presunto delito de homicidio, todo ello después de admitir en su declaración el crimen de su mujer, que se habría cometido con un hacha.