diciembre 9, 2019
El tiempo
20 Líneas

Elogio de la austeridad

A ver ¿cómo promocionaría usted Écija? Venga, piense un poco. ¿Cómo intentaría liar a un turista alemán, ruso, o de más cerca, para que se gastara aquí su dinero? ¿Le vendería lo del patrimonio histórico del que presumimos y que, dicho sea de paso, pide a gritos una rehabilitación que nunca parece llegar? ¿O le cantaría las bondades de nuestra tierra con lujo, bailaoras, caballos y toreros con la mirada perdida?

Quede claro que no tengo ni idea de turismo y cualquier campaña me parece buenísima. Lo que me pasa es que no tengo muy claro a quién se dirigen, qué turista se quiere captar, quién nos interesa que venga a visitarnos. Lo digo porque si hay que fiarse del paladar del ciudadano medio, todavía recuerdo abochornado el interés despertado por la boda de la duquesa de Alba y su bailoteo, prueba más que evidente de que estamos preparados para tragarnos lo que nos echen.

Y otra cosa que no entiendo es que, si de verdad estamos por vender “grandeza”, se inaugure una rotonda con material reciclado y loas a la austeridad colocando una bandera de quita y pon para ser ecijanos la mayor parte del tiempo, españoles cuando gana la selección de futbol y andaluces cuando nos dejan. Vaya por delante que las banderas todas me parecen trapos de colores que ondear en el futbol, pero ¿de verdad hacía falta esa austeridad que más bien es tacañería rozando el poste?

Y otra cosa más: si la bandera en cuestión y la rotonda quieren simbolizar aquello que nos une a todos los ecijanos, en lugar de una glorieta con una bandera ¿no hubiera sido más lógico trasladar allí la oficina del INEM?