marzo 8, 2021
El tiempo
Política

El Ayuntamiento propone financiar el 50% del centro de día

El Ayuntamiento de Écija ha trasladado a la Junta de Andalucía su compromiso de asumir el 50% del presupuesto del centro de día de atención a drogodependientes de la ciudad, para evitar el cierre de este servicio decidido de forma unilateral por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.

El presupuesto anual de este servicio de atención a personas con problemas de drogodependencia no llega a 60.000 euros. En los cinco años en que ha venido funcionando, ha sido costeado en su integridad por la Junta de Andalucía, excepto en 2013, cuando la administración autonómica recortó el presupuesto un 15%, que fue asumido por el Ayuntamiento de Écija.

Desde el 1 de enero, el centro de día gestionado por la asociación de atención a drogodependientes Sombra y Luz ya no recibe dinero de la Junta y el Gobierno local (PP-PA) prefiere esperar a que la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales responda a su oferta de financiación a medias antes de tomar ninguna medida económica.

La Junta ha indicado que la decisión de suprimir la financiación de este servicio “es irrevocable”, asegura la directora del centro de día, María Arroyo, que apunta que “nos pilló por sorpresa”. “Nos han dicho que es una decisión estudiada y que es el recurso menos eficaz, y por eso han decidido recortar ahí”.

En el centro de día de Sombra y Luz han llegado a recibir atención más de 60 personas, aunque en el último año han sido 48 los usuarios, un número que crece hasta los 130 si se le suman los 90 usuarios que han recurrido a los servicios jurídicos, indica Arroyo.

Para la directora del centro de día, la supresión de este servicio “desarticula la red de atención a drogodependientes”. “Debemos estar orgullosos del trabajo llevado a cabo, porque hemos logrado la inserción social y laboral de muchas personas y superado el estigma de la drogadicción”, señala.

“Vamos a recoger firmas, a hacer un comunicado y otras medidas para sensibilizar a los vecinos y, de esta forma, crear conciencia sobre la necesidad que tiene de existir este recurso”, explica Arroyo, que incluso plantea que los seis empleados del centro de día reduzcan su horario laboral.