abril 17, 2021
El tiempo
Sociedad

Veintidós carrozas y un tren

A grandes males, grandes remedios. Eso debieron pensar los responsables municipales de Fiestas Mayores cuando una de las 23 carrozas del desfile de los Reyes Magos se rompió antes de incorporarse al resto en el polígono El Limero. Ante el llanto inconsolable de los niños, el concejal de Festejos, Antonio Cruz (PA), decidió ‘reclutar’ para la cabalgata a un tren turístico comercial para no retrasar la salida del desfile.

“Tenía a cuarenta o cincuenta niños llorando porque no llegaban a la cabalgata”, calcula el concejal, “así que ¿qué podía hacer yo?”. Solución: los niños cambiaron la carroza navideña estropeada en mitad de la ronda de circunvalación camino de El Limero por el tren comercial; y, por primera vez en la historia de las cabalgatas de Reyes Magos de Écija – al menos, que se sepa – se han arrojado caramelos y regalos desde un tren, que se incorporó sobre la marcha al desfile de SS.MM. de Oriente.

Tampoco ha habido nada más que caramelos, confeti y regalos. Una de las carrozas, con sus ocupantes ataviados como los payasos del célebre ‘Circo de la tele’, repartió galletas, salchichas y hasta fuet. Muchos de estos artículos, en la misma Avenida del Valle, durante uno de los parones que ya son habituales en la Cabalgata de Reyes y que aprovechó Tientapanza, el ya también habitual emisario de Sus Majestades en Écija (ocho años lleva saliendo en la Cabalgata) para hacer fotos con su teléfono móvil.

Pero, sin duda, la estrella del desfile siguen siendo los caramelos y las pelotas, que grandes y pequeños se afanaban en recoger alrededor de las carrozas, veintidós, (algunas inspiradas en personajes tan recurrentes como los de la película Toy Story, otras decoradas con el heráldico sol de Écija y hasta una que rendía homenaje a la novela y la serie ‘El tiempo entre costuras’) y un tren turístico que ha acudido en auxilio de Sus Majestades de Oriente.