mayo 14, 2021
El tiempo
Sociedad

Repaso histórico a las iniciativas de la II República en Écija

Bajo el título Del 14 de abril al 18 de julio’, la historiadora ecijana Carmen Jiménez Aguilera ha repasado las medidas tomadas en materia de educación y sobre las cuestiones agraria y religiosa en la Écija de la II República.

El acto ha sido organizado por las juventudes del PSOE con motivo de la conmemoración, el 14 de abril, de la proclamación de la II República. Jiménez Aguilera, investigadora licenciada en Historia, ha participado con la asociación Foro por la Memoria en varias exhumaciones de fosas comunes de la Guerra Civil y de la posguerra. Desde hace años investiga la Historia de Écija, centrándose en la Segunda República, la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Durante los primeros años de la II República, Écija tuvo 25 escuelas de todos los niveles y 7.000 plazas de maestro, según Jiménez Aguilera. “La inversión en educación es evidente y supone un cambio de mentalidad”, señala la historiadora, que añade “la labor social complementaria a esa inversión educativa, plasmada en la cantina y el ropero escolar, que permite vestir y dar de comer a un centenar de niños de las clases más pobres”.

“La inversión para escolarizar, vestir y dar de comer a los alumnos era de 12.000 pesetas al año”, según Jiménez Aguilera, que destaca de esa época las figuras de los profesores Amable González – “que fue fusilado tras el golpe de estado militar” – y Carlos Fernández Ballesteros.

Además, para las jornaleras se dispuso la ‘miga’, “una especie de guardería para los hijos de las mujeres que trabajaban en el campo, pagada con dinero del Ayuntamiento de Écija”.

En lo religioso, destaca la historiadora ecijana la supresión de la capilla en el cementerio dado el carácter civil del mismo y la separación entre la iglesia y el estado. Por último, en materia agrícola, en Écija se concedieron créditos municipales a pequeños agricultores, una medida de las que se beneficiaron más de cien ecijanos que se repartieron 500.000 pesetas.

Esas y otras medidas ponen de manifiesto “la intención del Ayuntamiento de la época por invertir dinero público para superar la crisis económica de entonces”, concluye la historiadora ecijana.