mayo 11, 2021
El tiempo
Política

Piden parar la “apresurada incorporación” a Écijanova

Los representantes sindicales de las empresas municipales piden al alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP), que “paralice la incorporación tan apresurada de parte de los trabajadores” a la nueva empresa única, Écijanova, y “vuelva a tomar la idea inicial, expresada por su equipo de gobierno, de subrogar a los trabajadores”.

Los trabajadores de la mayoría de empresas y fundaciones municipales han recibido una propuesta de “Acuerdo de Novación Subjetiva por cambio de empleador”, que supone un cambio de postura con lo dicho hasta ahora por el PP – socio mayoritario del Gobierno local – en relación a la forma en que se haría pasar a los empleados públicos a la nueva sociedad, que iba a ser la subrogación de puestos de trabajo, siempre según el equipo de gobierno.

Los trabajadores aseguran no entender las prisas por incorporarlos a la nueva sociedad mercantil ni menos aún por qué se cambia la forma de hacerlo, “imponiendo la novación subjetiva sin dar tiempo a los trabajadores para que se asesoren sobre la consecuencias que esto les puede acarrear”.

Según los empleados públicos, la propuesta de acuerdo se les entregó el pasado viernes y el plazo para firmarlo termina hoy miércoles, antes de los días festivos de Semana Santa. Deben firmarlo en una gestoría privada de la ciudad.

“No estamos de acuerdo con esta nueva figura, que crea inseguridad total a los trabajadores al incorporarse a la nueva empresa sin los derechos que les son propios, sin convenios, sin representación sindical y sin seguridad en la relación futura que les plantea”, afirman los representantes sindicales en una nota enviada al alcalde.

En la misma, se muestran igualmente disconformes “con el sistema de asignación de puestos, funciones y salarios”, en el que no se ha seguido “ningún criterio consensuado y lógico, dando pie a irregularidades y discrecionalidades en los mismos”.

Caos en los servicios públicos. Los sindicalistas denuncian que “se están descabezando servicios enteros de algunas empresas, se incurre en cesión ilegal de trabajadores entre empresas o incluso en el Ayuntamiento y no existe ningún canal de comunicación y negociación con los representantes sindicales”, lo que está llevando a las empresas públicas “a un caos en los servicios, un malestar generalizado y unas irregularidades manifiestas”.

“La forma de optimizar recursos, ahorrar gastos y mejorar la organización municipal no es esta”, afirman los trabajadores, que piden a Gil-Toresano que negocie una línea de trabajo “coherente y lógica” para evitar “los cambios de rumbo que durante este proceso se han realizado”.

Los empleados piden al regidor “que se negocie, como usted ha transmitido tanto a representantes sindicales locales como provinciales, ese Plan de Reforma de la Administración Pública Local si de verdad quiere conseguir los objetivos de eficacia y eficiencia que proclaman”.