diciembre 1, 2021
El tiempo
Sociedad

Cuatro detenidos por robar mil kilos de aceitunas en una finca de Écija

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas sorprendidas mientras circulaban en dos vehículos cargados con 1.000 kilos de aceitunas que habían sustraído previamente de una explotación agrícola de Écija.

Las detenciones se han llevado a cabo dentro de un plan contra el robo de aceitunas en explotaciones agrarias tras un incremento de este tipo de delitos en zonas rurales de la provincia de Sevilla, operativo llevado a cabo por distintos efectivos de la Policía, entre los que destacan la Unidad de Caballería y el helicóptero, así como agentes uniformados y de paisano de varias comisarías de la zona.

Los cuatro detenidos, de nacionalidad rumana, circulaban de noche por caminos cercanos a explotaciones agrarias olivareras en el interior de dos coches cargados con cientos de kilogramos de aceitunas, ha informado la Policía en un comunicado.

Una docena de denuncias. Cuando los agentes, adscritos a la comisaría de Écija, interceptaron los dos vehículos pudieron comprobar que transportaban 1.000 kilos de olivas, sobre cuya procedencia los sospechosos no proporcionaron datos, ni tampoco “sobre el uso que le darían a las mismas, por lo que fueron detenidos por un presunto delito de hurto”, según la policía.

A raíz de la detención de estos individuos, se inició una investigación para localizar las posibles vías de salida de las partidas olivareras sustraídas, ya que anteriormente se habían registrado un total de 12 denuncias por parte de agricultores del sector que manifestaban haber sido víctimas de robos en sus explotaciones.

Los primeros indicios hicieron sospechar a los agentes que tras este incremento de robos de aceitunas podría haber algún establecimiento relacionado con la actividad olivarera que estuviera actuando de forma ilegal en la adquisición de partidas de este fruto. Las investigaciones apuntaban a un establecimiento ubicado en el municipio de Pedrera que había estado comprando partidas de aceitunas procedentes de explotaciones agrarias de la zona, muchas de ellas ubicadas en Écija.

Tras las comprobaciones oportunas, los investigadores consiguieron imputar un delito de receptación a los propietarios de la almazara investigada, que resultaron ser un padre y su hijo. Por el momento, se cuentan decenas de agricultores afectados por esta actividad ilícita y se ha contabilizado la sustracción de cerca de 25.000 kilos de aceitunas.