mayo 18, 2021
El tiempo
Sociedad

Casi un millón para arreglar el canal dañado por las inundaciones

La empresa Construcciones Sánchez Domínguez – Sando, S.A. se encargará de arreglar el canal recreativo del río Genil y de la reurbanización del entorno de las estaciones de bombeo de la agrupación de vertidos de Écija, dañado por las inundaciones, unas obras financiadas con Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder).

Construcciones Sánchez Domínguez – Sando, S.A. se ha adjudicado las obras con una oferta que rebaja en 105.850 euros el presupuesto de licitación. En concreto, la empresa arreglará los daños de las riadas por poco más de 956.000 euros (impuestos incluidos) cuando el presupuesto de salida de las obras era de más de un millón de euros.

La constructora ha formalizado el contrato de las obras que adjudica la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), cuya licitación se anunció hace más de un año, en diciembre de 2011, y que se han tramitado por el procedimiento negociado con publicidad. El contrato se firmó el pasado 29 de octubre de 2012 y acaba de hacerse oficial con su publicación en el Boletín Oficial de Estado (BOE), que recoge que se resuelve el contrato a favor de Construcciones Sánchez Domínguez – Sando, S.A. “al haber presentado la oferta económicamente más ventajosa conforme a los criterios que se señalan en el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares”.

Unos 22 millones contra las riadas. El presidente de la CHG, Manuel Romero, calcula en torno a 22 millones lo invertido por su departamento en Écija desde el año 2000 para defender a la ciudad de las inundaciones. “Se comenzó haciendo la corta del río Genil, de manera que se eliminó el meandro para que fuera más fácil evacuar las aguas; se construyeron diques en una segunda fase y se acometieron estaciones de bombeo para sacar el agua pluvial hacia el Genil”, enumera.

“Por último, se acondicionó el canal recreativo en 2011 para terminar con la adecuación del desagüe de las avenidas, que pasó a 1.500 metros cúbicos por segundo de capacidad, cuando en la riada de 2010 fue de algo más de mil metros por segundo”, concluye el presidente de la CHG.