mayo 11, 2021
El tiempo
Sociedad

Malestar vecinal por dos ‘macrofiestas’ en La Alcarrachela

Vecinos de la barriada de La Alcarrachela, una de las que más sufre los efectos de la ‘botellona’, se han quejado por la celebración de dos fiestas navideñas, en Nochebuena y Nochevieja, para las que el Ayuntamiento ha dado licencia, y a las que se prevé que asistan unas 800 personas.

Las fiestas se van a desarrollar en una carpa (en la foto) en la zona en que habitualmente se instalan las atracciones de feria. Según el Gobierno local (PP-PA), el recinto cumple los requisitos de insonorización y el resto de normas necesarias para tener la licencia de apertura. Pero los vecinos no son de la misma opinión.

“Esa fiesta va a atraer al ‘botellón’, y va a provocar el ir y venir de coches y personas”, señala Luis Miguel Hurtado, vecino de La Alcarrachela y que ya fue portavoz de la mesa vecinal que en 2006 formaron una plataforma cívica de más de 300 personas para reclamar medidas contra los efectos de la movida juvenil.

Hurtado explica que el consistorio “se agarra a una norma que permite sobrepasar los niveles de ruido un 3% de los días del año, once en total”. “Están los cinco de feria, tres de la feria de la tapa y quedan otros tres, Nochebuena, Nochevieja y Reyes Magos”, suma este vecino, que apunta que “se ha dejado al final en dos”.

Luis Miguel Hurtado asegura que los vecinos están bastante molestos por la autorización de las macrofiestas en un barrio que fue declarado zona acústicamente saturada en 2006 y para el que se vuelve a tramitar esa consideración, que supone, entre otras cosas, el control de las emisiones acústicas. La plataforma vecinal de La Alcarrachela obligó también en su día a aprobar unas ordenanzas municipales para prohibir el ‘botellón’.

“Crea trabajo y no va a molestar”. El equipo de gobierno justifica la autorización de ambas fiestas “en base a que van a crear empleo”. “Son dos días que normalmente todo el mundo está celebrando y nos han dicho que van a crear cerca de 20 puestos de trabajo”, afirma el concejal de Festejos, Antonio Cruz (PA), que opina que “se ha ubicado en sitio que creemos que no va a molestar”.

Cruz desliga la macrofiesta del ‘botellón’, sostiene que “es totalmente legal” y lamenta “que no hay una zona de expansión y de ocio para los jóvenes de Écija”, una afirmación que los vecinos desmienten recordando que existe un espacio de ocio, el llamado ‘botellódromo’, abierto desde agosto de 2007.

Los vecinos de La Alcarrachela reconocen la predisposición a dialogar del gobierno municipal, pero le reprochan “que no ha hecho nada hasta que nosotros no nos hemos dirigido a ellos, y no han tomado medidas preventivas” ante la convocatoria de las macrofiestas.