septiembre 19, 2020
El tiempo
Política

Rebajarán la protección del centro histórico para poder hacer obras

El Ayuntamiento de Écija va a revisar los niveles de catalogación de 1.504 inmuebles del centro de la ciudad y rebajar la mayoría de ellos para adaptarlos y renovar el Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Catálogo del Casco Histórico Artístico (Pepriccha) cuyo ámbito, además, va a recortar para adaptarlo a la parte de Écija intramuros.

En concreto, el consistorio piensa revisar todos los niveles de protección patrimonial de los inmuebles a partir del C (el que tiene, por ejemplo, el mirador de Peñaflor), suprimir la calificación G y dejar sin revisar los niveles A y B, que, en su mayoría, tienen las iglesias y edificios religiosos.

La revisión se quiere hacer de común acuerdo con los propietarios de los inmuebles afectados y para que estos puedan acometer obras en sus viviendas, algo que, en la actualidad, imposibilita o, cuando menos dificulta, el nivel de protección patrimonial del Plan Especial, según el concejal de Urbanismo, Rafael Serrano.

“Los técnicos municipales estudiarán la calificación de los inmuebles que visitemos y tendrán la última palabra en la rebaja de los niveles”, afirma Serrano, que concede, no obstante, que los propietarios de las viviendas afectadas podrán alegar en la rebaja de la protección de sus viviendas.

Esta medida ha pasado por la comisión local de patrimonio “y ha sido bien recibida”, asegura Serrano, que avanza que, una vez que la nueva catalogación sea vista en el pleno de la corporación tendrá que remitirse a la Consejería de Cultura.

Además de rebajar los niveles de protección del Plan Especial, el equipo de gobierno quiere acotar los límites de este al espacio intramuros. Originalmente, el ámbito del Plan Especial abarca 162 hectáreas, e incluye 2.388 edificaciones tradicionales, 27 espacios urbanos, 20 elementos aislados, jardines y el nomenclador de las calles, determinándose siete niveles de protección de la A a la G.

Desde su aprobación definitiva, hace cerca de diez años, se han aprobado hasta siete modificados del Pepriccha, el último este mismo mes, para rebajar el nivel de protección de la casa consistorial y permitir las obras para su rehabilitación.