junio 20, 2019
El tiempo
Política

Piden dedicar una calle a uno de los últimos alcaldes del franquismo

La asociación cultural Amigos de Écija ha pedido al Ayuntamiento que se rotule la vía entre la iglesia de la Victoria y la glorieta de Carlos Cano como calle Alcalde Joaquín de Soto, en honor a uno de los últimos alcaldes del régimen franquista, “por entender que concurren en  su persona los méritos suficientes para que se le otorgue dicho honor”.

Amigos de Écija estima que Joaquín de Soto merece una calle en el centro urbano astigitano “dada su notable dedicación al engrandecimiento de nuestra ciudad durante su mandato como alcalde”, durante los años 60 del pasado siglo.

A esa solicitud se han adherido el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Écija, la Sociedad Deportiva Tenis Club, la Asociación Cultural de Mujeres Zulaija y las hermandades de la Virgen del Valle, la de San Juan y la de la Yedra y hasta siete folios de firmas de particulares que secundan la petición.

El Gobierno local (PP) llevará a pleno la petición iniciada por Amigos de Écija, “haciéndose eco del sentir popular manifestado mediante la aportación de numerosas firmas y en reconocimiento a la labor que como alcalde de la ciudad realizó don Joaquín de Soto Ceballos”.

Ley de Memoria Histórica. Poner el nombre de un alcalde franquista a una calle podría suponer un posible incumplimiento del espíritu de la ley 52/2007, de 26 de diciembre, conocida como Ley de Memoria Histórica. Algunos expertos sostienen que, aunque esta norma no prohíbe de forma expresa la colocación de simbología franquista, sí que insta a las administraciones públicas a tomar las medidas oportunas para retirar símbolos o insignias que exalten a personas que representen la represión de la dictadura.

FOTO: Cedida