diciembre 14, 2019
El tiempo
Sociedad

Fin a medio año de acampada

Los parados de Écija que mantenían una acampada ante las plantas solares de Abengoa-E.On en el término municipal ecijano han decidido terminar con su protesta tras conseguir un compromiso de la dirección general de  la multinacional, según han asegurado los portavoces de la protesta.

Apuntan estos que han conseguido del director general de Abengoa Solar España, Eduardo Duque, el compromiso de que la multinacional contratará a parados ecijanos “siempre que se necesite en la planta” de la localidad.

El portavoz de los acampados, Manuel Jiménez Crespo, dice que aceptan el acuerdo verbal con Abengoa, y el compromiso “de ir sucesivamente contratando a gente de Écija conforme se vayan yendo los trabajadores de otros municipios, y el de hacer cursos de preparación para trabajadores en las plantas solares”.

Jiménez Crespo también denuncia presiones políticas y sindicales, “de un partido político en concreto y de un sindicato”, que no revela. “Ahora lo que queremos es que se respete el acuerdo de condonar dinero de impuestos municipales a Abengoa por contrataciones de vecinos de Écija en paro”, dice el portavoz de los parados, que, “de momento”, aseguran confiar en la palabra de la multinacional, pero anuncian que “volveremos a acampar si no se lleva a cabo ese compromiso”.

Desde noviembre. Aunque en las últimas semanas venían siendo en torno a unos veinte, la protesta ante las plantas termosolares de Abengoa empezó con cerca de un centenar de parados de Écija, a primeros de noviembre del año pasado, como medida de protesta por el incumplimiento de un acuerdo de contratación de desempleados de la localidad de Abengoa-E.On con el Ayuntamiento ecijano.

A la unión temporal de estas dos multinacionales, que tienen ya una planta termosolar terminada, ultiman una segunda y planean construir una tercera, se le dedujo 1,2 millones del Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras (ICIO), el 50% de lo que debía pagar, con el compromiso de que diera empleo a parados de Écija.

Para conceder esa rebaja fiscal, la planta termosolar fue catalogada por el pleno como obra de “especial interés o utilidad municipal”, porque “dará lugar a la creación de empleo en la zona y favorecerá a las personas de este municipio, estimándose en unos 300 puestos de trabajo durante su construcción y de 30 personas durante la fase de explotación”, aprobó el pleno.