junio 17, 2024
El tiempo
Política

La Inspección de Trabajo reclama al Ayuntamiento de Écija 716.000 euros

El Ayuntamiento de Écija ha tenido que aprobar un suplemento de crédito para hacer frente al pago de 716.749 euros que le reclama la Inspección Provincial de Trabajo en concepto de diferencias de cotización salarial no ingresadas, derivadas del pago a los trabajadores contratados en los planes de empleo de 2019 a 2020.

Esta liquidación, notificada al consistorio ecijano el pasado 12 de marzo, es el resultado de las diligencias abiertas por la Inspección Provincial de Trabajo y que concluyeron con un acta de liquidación fechada el pasado 29 de febrero, a la que el Gobierno local (PP) no presentó alegaciones.

En concreto, la Inspección de Trabajo reclama al Ayuntamiento ecijano más de 597.000 euros por cuotas sociales pagadas por debajo del convenio, que hacen referencia principalmente a los contratos laborales suscritos con cargo a los programas de empleo extraordinarios financiados con fondos europeos de la Junta de Andalucía y del propio Ayuntamiento entre marzo de 2019 y abril de 2020.

A esa cantidad se suma otros 119.450 euros por recargo, hasta los 716.749 euros que reclama ahora la Inspección Provincial de Trabajo. El dinero para hacer frente a ese pago saldrá del remanente positivo de Tesorería, esto es, los cerca de 2,2 millones con que se cerró el ejercicio presupuestario de 2023.

La medida ha provocado las críticas de la oposición. En concreto, IU-Podemos Écija reprocha al Gobierno local (PP) que cambie el presupuesto aprobado hace menos de un mes – el 16 de mayo – y “que no está siquiera en vigor”, recrimina el concejal de la confluencia, Eligio García Jódar, que añade que “esto genera una deuda al Ayuntamiento con un presupuesto que ni tan siquiera contemplaba estas cantidades económicas”.

García Jódar acusa al equipo de gobierno de “ocultar información” a la oposición, “porque sabían que se debía ese dinero dos meses antes de aprobar el presupuesto y no dijeron nada; no hicieron bien las cosas, no han contemplado esa partida presupuestaria”, critica el edil, que censura también que “la Junta nos manda caramelos envenenados cuando habla de planes de empleo, porque ni siquiera cubren el dinero que hay que pagar a las personas que se contrata”.

Los 716.749 euros que reclama la Inspección de Trabajo deben ser abonados para que el Ayuntamiento de Écija no presente deudas que le impidan poder solicitar subvenciones a otras administraciones como, sin ir más lejos, las obras con cargo al Plan de Fomento del Empleo Agrario (Pfoea).