octubre 28, 2021
El tiempo
Sociedad

Exhumarán el mausoleo de víctimas de la represión para identificar los restos

En agosto está previsto que den comienzo los trabajos de identificación de los restos depositados en el mausoleo de víctimas del franquismo del cementerio municipal de Écija. El objetivo es exhumar y catalogar los restos para su posterior identificación y entrega a sus familiares.

El proyecto ha sido presentado por el Centro de Estudios Históricos de Andalucía que preside Estanislao Naranjo Infante, y cuenta con un presupuesto de 31.000 euros de los que el Estado financia 28.000 y un plazo de ejecución de unos tres meses en su primera fase.

Los trabajos van a consistir en la reexhumación de los restos que en los años 80 del pasado siglo ya fueron exhumados de cerca de una docena de tumbas de tercera y trasladados al panteón con la participación popular de muchas personas y colectivos, pero sin la base científica que puede posibilitar su identificación.

Los restos están depositados en unas 300 bolsas y mezclados, con lo que la labor fundamental consistirá en “ver qué contienen esas bolsas e identificar que se trate de víctimas de la represión a través del análisis de las diferentes lesiones”, resume la arqueóloga Carmen Romero.

“Es un trabajo arduo y complicado por cómo se hizo la exhumación hace 40 años, hay restos mezclados”, apunta Romero, que señala que “es una labor fundamental más de arqueología forense y antropología, un trabajo de laboratorio” en el que se va a contar con la arqueóloga forense Inmaculada López y por el que ha mostrado interés Francisco Echevarría, presidente de la sociedad científica Aranzadi de estudios forenses, y que se encargó de la identificación de los restos de Cervantes, entre otros.

“Es la primera vez que se hace un trabajo de reexhumación y va a ser puntero en este sentido y puede servir de punto de partida”, ejemplifica Carmen Romero. La arqueóloga forense Inmaculada López explica que el estudio busca identificar a las personas represaliadas a partir de lesiones “que evidencien actos de muerte violenta. Partimos de que en las bolsas hay restos mezclados, separarlos es complicado, pero siempre tendremos un dato que nos de certeza y sepamos que son personas represaliadas”.