septiembre 20, 2021
El tiempo
Política

Igualdad destina 88.806 euros para atender a menores de Écija en riesgo de exclusión

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha renovado el convenio de colaboración para la financiación de los equipos de tratamiento a familias con menores en situación de riesgo o desprotección. Este acuerdo supondrá una inversión de 88.806 euros para la ciudad de Écija en 2021.

La delegada territorial de Igualdad, Ana González, ha explicado que la Consejería destinará 13,7 millones de euros para el programa de tratamiento familiar en toda la comunidad a lo largo de este año, cantidad que beneficiará a 92 entidades locales y permitirá atender a más de 6.000 familias y 12.000 menores  en toda la comunidad.

Según ha explicado, el convenio subraya el reconocimiento de la familia como institución fundamental para el desarrollo de la persona que recoge la nueva Ley de Infancia y Adolescencia, ya en trámite parlamentario tras salvar la enmienda a la totalidad con el apoyo de la mayoría de la Cámara. Una norma que tiene, entre otros objetivos, “orientar las políticas públicas para dar una atención integral a los menores abordando sus necesidades físicas, pero también las psicológicas, emocionales, sociales e incluso del propio entorno medioambiental”.

La labor preventiva de los equipos de tratamiento, realizada con criterios de atención individualizada y proximidad, ha permitido en los últimos años que se hayan propuesto medidas de protección para menos del 5% de los niños, niñas y adolescentes atendidos por este servicio en la comunidad.

La delegada territorial ha destacado la labor del Programa de Tratamiento Familiar para “proteger a los niños y niñas en situación de vulnerabilidad”. “Se trata de un recurso que constituye un pilar fundamental de la prevención  y atención a la ciudadanía para el logro de unas mejores condiciones de vida, dado que se orienta a la preservación familiar, para que los niñas y niñas puedan continuar con sus familias abordándose situaciones de riesgo y desprotección”, ha subrayado.

Los programas de tratamiento familiar cumplen un doble objetivo: por un lado eliminan y cortan la conducta de maltrato, y por otro persiguen instaurar y potenciar conductas positivas de relación familiar. El tratamiento a realizar tiene como finalidad promover un funcionamiento autónomo e independiente de la familia, dotándola de suficientes competencias para que alcance su plena autonomía en la solución de problemas de cara al futuro.