octubre 19, 2021
El tiempo
Política

El Mirador de Peñaflor albergará la futura Oficina Municipal de Turismo

El Ayuntamiento de Écija incluirá la rehabilitación y puesta en valor del Mirador de los Marqueses de Peñaflor entre los proyectos que planea financiar con cargo al Plan Contigo, de Diputación de Sevilla. La intención del Gobierno local (PSOE) es recuperar el inmueble para usarlo como Oficina Municipal de Turismo y para que albergue algunas dependencias del Área de Urbanismo.

El proyecto, que está previsto aprobar en un pleno extraordinario este próximo viernes, tiene un presupuesto aproximado de 531.000 euros (642.400 incluyendo impuestos). El concejal de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez, calcula que en marzo esté entregado en la Diputación y pueda contratarse en torno al mes de abril, para que las obras empiecen este próximo verano.

El plazo estimado de ejecución de la restauración y reforma del edificio es de doce meses, con lo que el equipo de gobierno estima que esté terminado para el verano del año 2022, para solaparse con la remodelación de la Casa Consistorial y de la Plaza de España, el Salón, donde se encuentra el Mirador, las otras dos intervenciones que el Gobierno local quiere llevar a cabo en los próximos años.

El Mirador de los Marqueses de Peñaflor es un edificio del siglo XVIII, y es uno de los dos que se localizan en la Plaza del Salón. Desde 2006 es de titularidad municipal y desde 2017 está declarado en ruinas y apuntalado por motivos de seguridad. Es un edificio de cuatro plantas de poco fondo pero de gran desarrollo en la fachada, como correspondía a su finalidad. Tiene cerca de 13 metros de largo en la fachada principal y de siete de fondo, con un ancho de casi toda la planta de menos de seis metros.

Las obras que el Ayuntamiento de Écija quiere llevar a cabo buscan la rehabilitación y reforma del mirador para albergar la oficina de turismo, un uso compatible con el edificio, “porque su situación y configuración lo convierten en un lugar óptimo para el punto de partida de la información y promoción turística de la ciudad”, según el proyecto.

La restauración busca devolver al inmueble el aspecto que tuvo antes de otros proyectos de rehabilitación, como el realizado en 1934, y la configuración que tuvo en el siglo XVIII, pero aclimatándolo y adatándolo a los usos que se le quieren dar, dotándolo de accesos más amplios, de ascensor y de nuevo iluminación, entre otras cuestiones.