junio 20, 2019
El tiempo
Política

El arroyo inunda el final de campaña

Una acusación del PP y su posterior desmentido por el PSOE han enfangado el final de una campaña electoral sin sobresaltos con el trasfondo de las obras de desvío del arroyo Argamasilla para evitar inundaciones.

El concejal de Agricultura y Medio Ambiente ha acusado a la Junta de Andalucía de “paralizar por falta de pago” el tramo de las obras del arroyo Argamasilla en el que confluyen la carretera a Cañada Rosal con la Ronda del Ferrocarril, “un tramo importantísimo”, según Onetti.

“La paralización de ese tramo es por falta de pago de la Junta de Andalucía”, ha afirmado con rotundidad Onetti, que, con igual rotundidad, asegura que “no hay nadie trabajando en ese tramo, y no necesitamos más confirmación” de la supuesta parálisis de las obras, a pesar de reconocer que sólo tiene conocimiento de esta cuestión “por fuentes extraoficiales”.

El concejal de Medio Ambiente alerta que “no tememos que eso nos va a ocasionar un desastre” e insiste que “a fecha de hoy está paralizado” el tramo en cuestión.

Las obras no están paradas. El PSOE asegura que la acusación de Onetti es “por completo falsa” y acusa al concejal de “provocar alarma entre la población de Écija, muy sensible ante los problemas causados por el arroyo en su discurrir por el casco urbano, de modo especial tras las inundaciones de diciembre de 2010”.

Según los socialistas “no hay ninguna parálisis”, sino que, “por cuestiones de estricta índole técnica, la ejecución de la obra se centra en estos momentos en los trabajos en la zona de la confluencia del arroyo de la Argamasilla y del Físico, como por otra parte es observable a simple vista por cualquier transeúnte que pase por allí”.

Para el PSOE “no hay duda de que existe un evidente trasfondo electoral en dichas declaraciones, de cara a la inminente cita ante las urnas del próximo domingo 25”, y acusan a Onetti de “irresponsabilidad” porque “un responsable público y con responsabilidades de gobierno no puede ir por ahí realizando afirmaciones que pueden alarmar o confundir a la población sin antes haberlas contrastado, por muy rentables a sus intereses electorales que puedan resultarle”.