agosto 13, 2022
El tiempo
Sociedad

La herencia de la hijastra de la ‘duquesa roja’ se atasca en el Supremo

La hijastra del marido de la ‘duquesa roja’, Rosario Bermudo, está preocupada por el retraso en recibir la millonaria herencia que le corresponde después de que la Justicia le reconociera que es hija de José Leoncio González de Gregorio y Martí, el marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, duquesa de Medina Sidonia.

La herencia oscila entre uno y tres millones de euros, pero algunos de los hermanos de la mujer – ecijana aunque residente desde hace años en Madrid – han recurrido al Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial Civil de Madrid que, el pasado mes de febrero, confirmaba una previa del Juzgado de Primera Instancia número 77 de dicha comunidad, confirmando que Rosario Bermudo es hija biológica del aristócrata.

A juicio del abogado Fernando Osuna, que lleva el caso de Bermudo, los hermanastros de esta “han acudido al Tribunal Supremo exclusivamente para perder tiempo, dado que son nulas las posibilidades de ganar la contienda”.

La mujer ha ganado ya dos veces a los hijos de González de Gregorio y Martí en el caso de filiación extramatrimonial en que lleva ocho años litigando. “Es una larga y densa batalla judicial con muchos recursos y férrea oposición de los familiares del aristócrata”, relata Osuna, que estima que “una vez que salga el caso de la filiación del Tribunal Supremo empezará el pleito por la herencia, que puede durar otros ocho años, si bien no se descartan acuerdos hereditarios con algunos de sus hermanos”.

El Instituto de Toxicología exigía que se comparase el ADN de varios familiares para evitar la exhumación, pero los presuntos hermanos de Rosario Bermudo se oponían, “lo que ha hecho que se retrase la prueba de ADN más de un año, más el tiempo que lleva en curso el juicio”, explica el abogado de Rosario Bermudo. Sus hermanos biológicos no se prestaron a la prueba voluntaria de ADN, excepto uno, lo que obligó a la exhumación de los restos del padre.

Las muestras que se tomaron de este fueron enviadas al Instituto Anatómico Forense “para determinar la paternidad que se debate en el litigio”, resuelto a favor de Rosario Bermudo por un juzgado de primera instancia de Madrid y, posteriormente, confirmado por la Audiencia Provincial Civil de Madrid.