noviembre 27, 2020
El tiempo
Sociedad

La digitalización, un reto a conseguir

Los desafíos actuales ponen cada vez más en relieve la necesidad de superar las brechas digitales y proporcionar un acceso generalizado a la tecnología y sus posibilidades. La digitalización se ha convertido en un objetivo prioritario para la mayoría de municipios, incluido Écija.

Sin embargo, los retos son muchos y muy numerosos. El primero, y quizás el más importante, tiene que ver con la mencionada brecha digital. A grandes rasgos, la brecha diferencia a aquellas personas que pueden acceder o conocer las nuevas tecnologías de las que no.

Cuando comenzaron a implementarse las Tecnologías de la Información y la Comunicación, también llamadas TIC, se creía que la brecha en algunos sectores sociales, colectivos e incluso países enteros se iría reduciendo con el tiempo y alcanzarían niveles similares entre los diferentes países y estratos sociales con el paso de los años, concretamente debido a una mejor y mayor disponibilidad de dispositivos e infraestructuras. Sin embargo, la brecha digital está actualmente muy relacionada a la posibilidad de disponer, precisamente, de este tipo de dispositivos, e incluso de internet doméstico.

Cuando hablamos de las TIC, generalmente solemos vincularlas al desarrollo y al avance, pero también tienen mucho que ver con la medicina, la educación, el hogar y el ocio. De hecho, estrictamente hablando, es un término extensional al antiguo TI o Tecnología de la Información. En este caso se hace hincapié en el papel de las comunicaciones unificadas y en la integración de líneas telefónicas y señales inalámbricas, así como ordenadores y el software necesario para que los usuarios accedan, guarden o trasmitan información.

En la actualidad, todo pasa por la digitalización e internet, desde la educación hasta el ocio, amén de todo tipo de servicios e incluso actividades básicas, como hacer la compra. Claros ejemplo de ellos son empresas como PokerStars, que no solo organiza algunos de los torneos de póker presenciales más importantes del mundo, sino que hunde sus bases en su oferta digital; o Amazon, que ni siquiera ofrece una plataforma física de compra pero ya es capaz de entregar tu pedido, o llevarte la compra a casa, en unas horas, dependiendo de tu localización geográfica; o el creciente número de universidades online (UDIMA, UOC, VIU, UNIR, UNED…), que ofrecen, en muchos casos, también un amplio abanico de estudios y modalidades de llevarlos a cabo.

El reto, entonces, se fundamenta en que los diferentes municipios faciliten esta digitalización y, si no puede llevarse a cabo de forma doméstica, que el acceso a las TIC sea en áreas colectivas, como pueden ser bibliotecas o centros comunitarios.

A todas luces, disponer de las herramientas necesarias para disfrutar de todas las ventajas que ofrecen las TIC no solo proporciona al usuario posibilidades acceder a ciertos tipos de educación o a una información concreta, sino que, como decíamos, les permite comunicarse, pedir una cita en su centro de salud o acceder a una oferta de ocio que, de otra forma, no sería accesible en absoluto.

En cualquier caso, además de los pueblos más pequeños o de los municipios con un número muy bajo de habitantes, los problemas más complejos tendrán que enfrentarlos las grandes ciudades. Esto no se debe solo a la imposibilidad de facilitar los medios necesarios, de manera doméstica, a todos los ciudadanos; sino a que habilitar espacios públicos en los que ese conjunto poblacional tan extenso disfrute de lo necesario para considerar superada la brecha social resulta prácticamente imposible.

Quizás, en estos casos, la problemática tenga más que ver con políticas de carácter económico o social que con medidas concretas puestas en práctica por los ayuntamientos correspondientes.

En cualquier caso, de lo que no cabe la menor duda es que, en países como España, la disponibilidad digital de la que disfrutan los ciudadanos es generalmente muy alta y, con toda probabilidad, seguirá aumentando con los años. Cuándo se superará por completo la brecha digital es un tema muy complejo y ciertamente difícil de determinar.