julio 16, 2019
El tiempo
Política

El Ayuntamiento peatonaliza la calle Santa Cruz tras su arreglo

La calle Santa Cruz se ha cortado al tráfico tras las obras para dejarla en plataforma única, con lo que ahora es peatonal el tramo de esta calle desde el cruce con calle Garcilaso y hasta la Plaza Nuestra Señora del Valle.

La peatonalización de calles del centro histórico de Écija está contemplada en el avance del Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Conservación del Centro Histórico de Écija (Pepriccha), aprobado por la corporación municipal en 2014, en el que se establece una serie de medidas para la progresiva peatonalización del centro de la ciudad, como ha recordado el concejal de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez.

Desde 2014, el Pepriccha incluye un Plan de Movilidad Urbana Sostenible para Écija que plantea, entre otras medidas, la peatonalización del centro urbano y la restricción del tráfico, y sugiere “la peatonalización y templado del tráfico en el centro urbano; la restricción de tráfico en la Avenida Miguel de Cervantes; el templado del tráfico según jerarquización viaria; y la gestión del aparcamiento”.

Se trata de medidas que intentan “poner en valor nuestro centro histórico”, señala Gómez, que añade que la peatonalización “va acompañada de actuaciones en cuanto a tráfico y a movilidad sostenible” que, acepta el concejal “genera tensiones, como cualquier cambio”.

La tendencia de peatonalización “trata de volcar el tráfico para ir a determinadas zonas en lo que se llamaba ‘supermanzanas’ en el Pepriccha” y de “preservar el casco histórico del tráfico rodado, teniendo en cuenta que tenemos un casco histórico que no está pensado para la carga de tráfico que tiene nuestra ciudad y, en general, todas las ciudades”.

“La desincentivación progresiva que pretende este tipo de intervenciones de sacar el tráfico del centro no es más que el objetivo de que alguien que viene de La Alcarrachela, de El Puente, de la calle Nueva o de Puerta Cerrada no tenga que venir por el casco histórico para ir a Puerta Palma, al Polideportivo del Valle, a Colón o al cementerio”, explica Sergio Gómez. “En definitiva, evitar que la Plaza del Salón sea lugar de paso para ir de un lado a otro de la ciudad”.

“Para eso se crean esas ‘supermanzanas’, zonas que pueden absorber esa carga de tráfico sin que la misma se padezca en el centro”, añade el edil, que reconoce que “habrá problemas que resolver, como la carga y descarga, el suministro a la plaza de abastos”, la entrada de vehículos de limpieza, o la cuestión de los residentes, “a los que hay que ofrecerles la oportunidad de que puedan ir en condiciones de seguridad a sus viviendas”.

Gómez pide “mirar a largo plazo. El devenir, las circunstancias y las consecuencias nos irán diciendo si [la medida] es acertada o no”, expone el concejal de Gestión del Espacio Urbano, “no es algo parcial, sino que tiene que formar parte de un conjunto de actuaciones”.