abril 3, 2020
El tiempo
Sociedad

La revisión del Plan Especial apuesta por peatonalizar el centro

El avance de la revisión del Plan Especial para la Protección, Reforma Interior y Catálogo del Casco Histórico Artístico (Pepriccha) incluye un Plan de Movilidad Urbana Sostenible para Écija que plantea, entre otras medidas, la peatonalización del centro urbano y la restricción del mismo en la Avenida Miguel de Cervantes.

El Plan Especial planea como uno de sus objetivos “establecer medidas de protección y conservación del casco histórico de Écija, junto con la integración de la movilidad sostenible como eje transversal en la planificación”.

Entre otras medidas, el Plan de Movilidad sugiere la peatonalización y templado del tráfico en el centro urbano; la restricción de tráfico en la Avenida Miguel de Cervantes; el templado del tráfico según jerarquización viaria; y la gestión del aparcamiento.

En concreto, el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Écija considera de especial importancia la restricción del tráfico en Miguel de Cervantes y la necesidad de un “tratamiento singular” para esta avenida. “El centro urbano es la zona más atractiva en cuanto a introducir un cambio en sus pautas de movilidad y donde será más eficiente este proceso”, señala el avance de la revisión del Pepriccha.

“Cabe destacar que una peatonalización de calles o mejorar la oferta para la marcha a pie implica incrementar el atractivo turístico de la zona, aumentar las posibilidades y atractivo de movilidad para grupos de edades concretos, mejorar las posibilidades de la actividad comercial, aumentar la seguridad para los viandantes, crear espacios de integración social, etc.”, explica el Plan Especial.

La restricción de tráfico en la Avenida Miguel de Cervantes pretende “reducir la circulación de vehículos privados” por esta calle, de modo que pueda recuperarse para el peatón. “Se trata de uno de los espacios más valiosos del municipio, que ha de ser tratado con objetivos de dinamización que refuercen la centralidad que supone”, sostiene el avance de la revisión del Plan Especial, que matiza que “esta medida no ha de entenderse como una peatonalización pura”, sino como “una medida de regulación de tráfico pretendiendo sacar de ésta los usuarios que acceden en vehículo privado pudiéndolo hacer a pie o en transporte público”.