septiembre 21, 2021
El tiempo
Política

Urbanismo no se muda aún a la calle Mayor para no parar la gestión

La gestión de las obras del Plan Supera de la Diputación de Sevilla paralizan de momento el traslado de las oficinas municipales de Urbanismo desde la Avenida Blas Infante, en el barrio de La Alcarrachela, a la antigua sede del INEM en la calle Mayor en septiembre.

La mudanza estaba prevista en principio para el pasado verano, y se aplazó luego a principios de septiembre, pero ninguna de estas fechas se ha cumplido. El Gobierno local (PSOE) explica que el retraso se debe a que no se quiere “distorsionar” el trabajo que se lleva a cabo principalmente para gestionar la puesta en marcha de las obras que se llevan a cabo con cargo al cuarto Plan Supera.

Según el portavoz municipal del PSOE, José Antonio Rodríguez, el traslado de Urbanismo a la calle Mayor “es inminente”. “El protocolo para la mudanza está establecido, la adaptación de las oficinas de la calle Mayor está ya finalizada, pero estamos buscando el momento oportuno”, explica Rodríguez.

“No podemos paralizar Urbanismo”, resume el portavoz municipal del PSOE, “no nos lo podemos permitir, y se está buscando el mejor momento” para trasladar a las oficinas del antiguo INEM la sede de las dependencias municipales de la Avenida Blas Infante.

Otra cuestión que afecta a este traslado es la mudanza de la Oficina Comarcal Agraria (OCA), que ocupa las dependencias anexas a la antigua oficina de empleo, con la que el Ayuntamiento negocia la posibilidad de un traslado para que las dependencias municipales de la calle San Francisco – entre ellas la Alcaldía – pasen a ese edificio y se abran también en la calle Mayor. A la OCA se le habría ofrecido, en un principio, ocupar parte del antiguo edificio del hospital San Sebastián, que ha quedado en desuso.

Las obras de acondicionamiento en el antiguo INEM han supuesto la colocación de fibra óptica, la compartimentación de las dependencias y la instalación de luminarias y de suministro eléctrico, entre otras cuestiones. La mudanza va a dejar vacías las oficinas de La Alcarrachela, que son propiedad del Ayuntamiento, y se podrán alquilar, además de ahorrar en el alquiler de edificios privados para uso público.