octubre 24, 2021
El tiempo
Cultura

La banda del Confalón cierra el curso con un concierto gratis

La escuela de música de la Banda del Santísimo Cristo del Confalón cierra su curso escolar el viernes 5 de julio con un concierto, a partir de las 21.30 horas, en su sede de la calle Azacanes, en el antiguo aulario de educación infantil, que los músicos de la banda han arreglado para usarlo como academia y local de ensayo.

El curso 2012/2013 ha sido el primero que esta banda de música ha usado este edifico escolar, en desuso desde 2008, como sede de su academia de música. No ha sido un año completo, ya que las clases empezaron este mismo año, pero al final el curso se ha cerrado con algo más de treinta alumnos.

Y es que antes de empezar con las clases hubo que limpiar, arreglar y adecentar unas instalaciones que llevaban cuatro años abandonadas. “En octubre entramos a limpiar y a recuperar las aulas, patios y en general todo el edificio”, relata el director de la banda, Miguel Aguilar, que calcula que se han podido gastar “alrededor de 9.000 euros” en poner en condiciones el antiguo aulario de infantil.

La Banda del Santísimo Cristo del Confalón entró en el antiguo colegio de Azacanes tras acordar con el Ayuntamiento de Écija adecentar el edificio y actuar gratis en determinadas citas municipales. A cambio, el consistorio cede a la banda el lugar como local de ensayo y academia de música, “pero estamos preparados para irnos en cuanto nos digan”, matiza Aguilar (en la foto, en una de las clases en Azacanes).

Una escuela provisional totalmente gratis. Prueba de la provisionalidad con que se han instalado en el colegio abandonado es que los paneles que insonorizan las aulas son móviles, “listos para quitar y trasladar en cuanto sea necesario”. Pero, mientras sí mientras no, el colectivo ensaya y enseña música a niños desde los siete años. Y lo hacen totalmente gratis. En la academia de la banda del Confalón se enseña a tocar instrumentos de metal viento y viento madera, además de lenguaje musical sin cobrar dinero.

“Todavía hace falta mucho, pero ya tenemos el local adecentado”, dice Miguel Aguilar. Por lo pronto, y para celebrar su primer curso en Azacanes van a dar un concierto “como agradecimiento a los vecinos a los que algo de lata habremos dado estos meses”.