octubre 19, 2020
El tiempo
Sociedad

Recogen firmas para que el busto de Adriano sea custodiado en el Museo Municipal

Vecinos de Écija han iniciado una recogida de firmas para pedir que el busto romano del emperador Adriano, recuperado por la Guardia Civil en una finca del término municipal ecijano, quede custodiado en el Museo Municipal de la localidad, en vez de en el Museo Arqueológico de la capital como anunció este miércoles la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo.

En la recogida de firmas, publicada en la plataforma ‘change.org’, los promotores de la iniciativa han valorado que el museo de Écija conserva piezas “fundamentales” como la Amazona Herida. En este sentido, dan por hecho que el busto de Adriano pertenece a la ciudad y han apuntando que en el Museo Arqueológico se deberían custodiar “únicamente piezas de la capital”, mientras que todo aquel patrimonio expuesto de otros municipios tales como Écija, Santiponce, Carmona u Osuna “debería ser devuelto para fomentar el turismo y ensalzar la cultura y patrimonio de cada población”.

Así, una vez recogidas todas las firmas, y según los promotores de la iniciativa, se realizará un escrito formal para su vuelta y puesta en valor al Museo Municipal de la localidad sevillana, a iniciativa del abogado ecijano Alejandro Álvarez.

Respecto a la pieza, se trata del busto romano de un varón en traje militar con coraza de parada. Con 75 centímetros de alto y 70 de ancho, la obra, por su fisionomía e iconografía, se identifica con el emperador Publio Aelio Adriano, que sucedió a Trajano en el año 117 d.C.

Dicho busto, recuperado por la Guardia Civil en una finca de Écija, se corresponde a un tipo conocido con coraza y manto militar y presenta similitudes con el busco del Museo Capitolino y con el de Serrata Maritini – en el Museo de Grosseto actual -; con el del la Galleria degli Uffizi, en Florencia; el del Museo de Nápoles o con el de Yecla.

Las primeras estimaciones apuntan a que el busto abría alcanzado un alto precio en el mercado negro o en el ámbito de las subastas, pudiendo superar los 500.000 euros.