abril 26, 2019
El tiempo
Sociedad

Salvador Alférez recoge firmas para ser padrino de su sobrino

Salvador Alférez Carmona, el ecijano al que el párroco de Santa Cruz niega ser padrino del bautizo de su sobrino por “vivir en pecado” – es gay y vive con su pareja -, ha iniciado una recogida de firmas para pedir al Arzobispado de Sevilla y al Papa Francisco I que levanten esa prohibición y le permitan ser padrino del niño.

Con el lema ‘Quiero ser el padrino de mi sobrino. ¡No a la homofobia en la parroquia de Écija!’, Salvador Alférez ha iniciado una petición en la plataforma de internet Change.org para recoger firmas dirigidas tanto a Francisco I como a la Iglesia sevillana, que ha avalado al sacerdote de Santa Cruz en su negativa a que este vecino pueda ser padrino de bautismo.

“El próximo 23 de abril iba a ser uno de los días más importantes de mi vida”, relata Salvador Alférez en su petición. “Es el día del bautizo de mi sobrino Miguel, de dos años. Y digo iba, porque en cuanto el párroco de la iglesia de Santa Cruz de Écija se enteró de que yo era gay, nos dijo que no podía ser el padrino en el bautizo de mi sobrino”, asegura.

Alférez explica que ha iniciado esta petición “para que me escuche el Papa Francisco, que hace unos años declaraba que ‘Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?’, palabras que desde luego este cura parece no haber escuchado, al estar violando lo que para muchos es un ‘derecho fundamental a la intimidad’”, afirma.

“Hasta ahora nunca había tenido problemas con la Iglesia por ser homosexual”, expone Salvador Alférez, quien, de hecho, ya ha sido padrino de dos de sus sobrinos “que ahora tienen 18 y 14 años, y que también fueron bautizados en Écija, pero en otra parroquia”.

Este ecijano, que lleva más de tres años viviendo en Madrid con Iván, su pareja, está asistiendo en una parroquia madrileña al curso de confirmación necesario para ser padrino. “El sacerdote no me ha puesto ningún problema por mi condición sexual; es más, el próximo día 16 de abril será mi confirmación y mi pareja, Iván, quien me está acompañando al curso, será mi padrino en el acto”, insiste.

“Pero aún así, en Écija no me dejan ser padrino por ‘vivir en pecado’”, una situación que este vecino considera “increíble que en pleno siglo XXI sigan dándose casos de homofobia como este”.

 

FOTO: El País