julio 13, 2024
El tiempo
Política

El Ayuntamiento no se mudará a las Casas Anejas hasta el próximo mandato

La mudanza del Ayuntamiento de Écija desde San Francisco a las dependencias municipales de la calle Virgen de la Piedad no será posible antes de julio de este año. Esa es la fecha prevista de terminación de la segunda fase de las obra de aclimatación de las Casas Anejas de Peñaflor.

Según el concejal de Infraestructuras Públicas, José Luis Ruperti, “la obra se ejecutará en cinco meses, una vez se tenga el otorgamiento de la misma, tras pasar el proyecto por Comisión Provincial de Patrimonio”, aunque el equipo de gobierno pretende acortar en la medida de lo posible estos plazos.

“Si reforzamos con recursos reduciremos ese plazo”, afirma Ruperti, que calcula que las obras podrían dar comienzo en el mes de marzo y estar terminadas en julio, con lo que sería a partir de ese mes cuando se podría empezar a preparar la mudanza de las oficinas que se encuentran desde el año 2008 pagando un alquiler en la calle San Francisco.

La intención del Gobierno municipal (PSOE) con la rehabilitación de las Casas Anejas de Peñaflor es trasladar los servicios municipales que actualmente se prestan en calle San Francisco, un edificio por el que el consistorio paga un alquiler mensual, a estas dependencias que se encontraban en desuso tras su intento de crear un hotel en ellas en el año 2000.

Ruperti apunta igualmente que el principal problema para empezar a trasladar oficinas municipales desde la calle San Francisco es “la instalación eléctrica”. La primera fase de las obras actuó sobre la planta baja, donde se han aclimatado siete despachos, “pero no podemos dar luz a la parte baja sin tener instalada la parte de arriba”, una gestión que el Ayuntamiento negocia con la compañía eléctrica, según el concejal de Infraestructuras Públicas.

“Es verdad que no es cómodo compartir servicios municipales con una obra, ni para los trabajadores ni para los ciudadanos”, sostiene también Ruperti, que, con todo, apunta que el Gobierno local quiere intentar la posibilidad de mudar algunas dependencias a principios del año que viene, “pero depende de la respuesta de Endesa, del inicio de la segunda fase de las obras y de que podamos hacer confluir tanto obras como trabajo de los funcionarios”, concluye.