agosto 4, 2020
El tiempo
Sociedad

“Todavía no hemos visto las consecuencias reales de la crisis”

El Economato Social Virgen del Valle no ha cerrado durante el confinamiento por la crisis sanitaria. Los responsables de este banco de alimentos constatan que han tenido que atender a más personas durante la pandemia y auguran un aumento de las familias en riesgo de pobreza una vez pase el verano.

Durante el estado de alarma, se ha seguido prestando el servicio del supermercado benéfico de la Fundación Virgen del Valle, extremando las medidas de seguridad e higiénicas. “Creo que lo hemos conseguido”, opina el administrador del Economato Social, Diego Lamoneda, que destaca el papel de los voluntarios de este servicio, “que se han mantenido atentos, como siempre”.

“Ha sido una situación en que hemos tenido que estar ahí, hemos procurado que no hubiera más de cuatro familias en cada turno, y hacerlo todo sin entorpecerles”, una adaptación que “hemos conseguido con poco perjuicio para los usuarios”, señala.

Lamoneda opina que el aumento más importante de nuevos usuarios del Economato Virgen del Valle “vendrá tras el verano”. Alguna de las Cáritas de Écija apunta estar ya atendiendo a familias que no necesitaban atención antes de marzo, y en el economato “se ha notado el aumento, algo normal, con el desempleo tan alto que tenemos”.

“La situación es gravísima”, resume Diego Lamoneda, “hay que recordarlo continuamente, mucha gente no se da cuenta del problema tremendo de desempleo, de pobreza y necesidad” que hay en Écija. Rafael Benjumea, uno de los voluntarios de la entidad benéfica, señala que “nos estamos encontrando que hay una cantidad de gente que empieza a tener más necesidades de las que conocíamos hasta ahora”.

“De fondo hay algo mucho más gordo, personas que empiezan a tener problemas serios a nivel económico, muchos negocios que se han perdido, personas que tenían sus medios para vivir dignamente y hoy ya no los tienen…”, relata Benjumea. “Eso lo sumas a otras cuestiones como préstamos, facturas, hipotecas… y hay un momento que la familia no puede avanzar”.

Aunque reconoce que le faltan datos, Diego Lamoneda asegura que “hay un altísimo nivel de desempleo e incluso gente con trabajo muy precario, y ha aparecido un tipo de pobreza que es gente con trabajo y pobre”, una situación que ha ido en aumento y de la que “todavía no hemos visto las consecuencias reales, pero las vamos a ver”, vaticina el administrador del Economato Social Virgen del Valle.