diciembre 7, 2019
El tiempo
Cultura

Una muestra de fotografía invita a reflexionar sobre la vida, la muerte y la transformación

Hasta el próximo 12 de diciembre se puede visitar en el Museo Municipal de Écija la exposición ‘Perspectivas de la falsa inmortalidad’, una muestra de fotografías de Mª Pilar Díaz Montero, Pilares.

Se trata del primer proyecto narrativo-visual de la artista, y hasta ahora solo ha sido expuesta en la Casa de la Cultura de Valencina de la Concepción.

Mª Pilar Díaz Montero, Pilares, residente en Valencina de la Concepción (Sevilla), tiene estudios de Periodismo y de doctorado de Ciencias del Espectáculo en la Universidad de Bolonia (Italia), en el marco del programa Erasmus, pero ya antes de iniciarlos había seguido cursos de fotografía y revelado.

Su nombre artístico, Pilares, pretende hacer un homenaje a la fortaleza de las mujeres de su familia, y en especial a las que llevan su nombre. El proyecto ‘Perspectivas de la falsa inmortalidad’ se compone de 39 fotografías, algunas de ellas agrupadas en un mismo discurso visual, que se agrupan en 29 obras.

Se trata de fotografías digitales sin ningún tipo de retoque, que evitan deliberadamente el uso del blanco y negro e intentan transmitir una mirada sencilla y natural sobre el mundo. En palabras de la artista, son “imágenes que nuestros ojos ven cada día y a las que a menudo no les damos importancia, a pesar de su gran valor metafórico”.

Las dos únicas imágenes retocadas lo han sido para continuar el argumento del proyecto. Los textos narrativos dan unidad a la obra, y sirven como el hilo conductor sobre el que se sustenta la exposición: la idea central es un guiño a la vida en todos sus aspectos, y a la muerte como camino de renovación y de transformación en nuevas vidas.

Usando textos que se mueven entre lo literario y lo didáctico, Pilares busca ponernos en contacto con una dura realidad: “aunque juguemos con la idea de la eternidad, de la inmortalidad, nada, ni siquiera el universo en el que vivimos es realmente eterno”. La importancia de la mirada, tanto la del espectador como la de la obra, queda patente en el interés de Pilares de mostrarnos las ideas como metáforas de las propias construcciones naturales y humanas.