octubre 23, 2019
El tiempo
Sociedad

La Guardia Civil requisa en Écija un busto de Adriano del siglo II d.C.

Agentes del Equipo de Patrimonio de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Sevilla han requisado un busto del siglo II d.C. del emperador Adriano, una pieza de “incalculable valor histórico, cultural y arqueológico”, en una finca de Écija. Un vecino de la ciudad está imputado por un presunto delito contra el patrimonio.

Según la Guardia Civil, la investigación se inició a principios de año cuando se tuvo conocimiento del posible comercio de una pieza de gran valor por el que los poseedores pedían en torno a 500.000 euros. Tras averiguar la identidad de quien que estaría ofreciendo la pieza arqueológica a posibles compradores, se investigó la posible ubicación y localización de la pieza romana.

Así se pudo identificar a varias personas de una misma familia que “pudieran tener en posesión el busto del emperador”, en quienes se centró la investigación, “averiguando la posible situación de la pieza en una finca privada agrícola sita en la localidad de Écija, cuya propiedad es de los padres de los investigados, siendo ese lugar el idóneo para esconder el busto romano”.

Con esos indicios, se solicitó mandamiento de entrada y registro a la finca, a la que se accedió el pasado  14 de junio y en la que se localizó, en una nave dedicada a uso agrícola, “a pocos centímetros del nivel del suelo la cabeza del busto del emperador Adriano, el cual se encontraba totalmente enterrado”.

La pieza fue trasladada a dependencias de la Guardia Civil de Sevilla y, posteriormente, al Museo Arqueológico de Sevilla, donde se encuentra actualmente depositado para su estudio por la comunidad científica y para la exposición pública.

La operación – denominada ‘Bustiano’ y dirigida y coordinada por la Fiscalía de Urbanismo y Medio Ambiente de Sevilla y por el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 1 de Écija – ha culminado con la imputación como investigados de tres miembros de una misma familia, A.R.Q, J.R.Q. y C.S.R.Q, los dos primeros de 50 años y nacidos en Osuna, el tercero de 43 años nacido en Écija y otra persona identificada como P.J.C.M. de 43 años de edad originaria de la localidad de El Rubio. A todos ellos se les imputa un delito de apropiación indebida y delito contra el Patrimonio Histórico.