marzo 21, 2019
El tiempo
Sociedad

Caramelos sin gluten en una Cabalgata que regresa al Salón

Los Reyes Magos han vuelto a pasar por la Plaza del Salón en su visita a Écija. Melchor, Gaspar y Baltasar, y el resto del desfile de la mágica noche del 5 de enero, vuelven a la plaza mayor astigitana tras el paréntesis del año pasado y a pesar de que siguen en el mismo sitio las vallas que cercan la paralizada obra de reconstrucción de la Casa Consistorial.

Con retraso, como el año pasado, salieron del polígono El Limero las quince carrozas de la cabalgata, que abrían la Reina Sol, de la hermandad de la Sangre, y la Reina Luna. Las más esperadas, no hace falta decirlo, las de Tientapanzas, el Gran Visir – de otra hermandad, la de El Silencio – el Cartero Real y SS.MM. de Oriente.

Todas han ido este año “tiradas” por todoterrenos, tras una moratoria de cuatro años para desterrar los tractores que antes usaban los remolques. Quizá por esa condición se ha reducido el número de carrozas este año, aunque el desfile no ha quedado deslucido.

Los Reyes Magos han estado encarnados este año por el ex alcalde y profesor Juan Wic (Melchor), el músico José Carmona ‘Pio’ (Gaspar) y Manuel Rojas ‘Pifi’, una persona muy ligada a la cabalgata de Reyes, que ha sido Baltasar. Custodio Álvarez, utillero del Écija Balompié, ha sido el Cartero Real. Ellos y sus carrozas han repartido 400 kilos de caramelos de frutas, masticables y sin gluten, cada uno; el Gran Visir y Tientapanzas han arrojado 300 y 150 el resto de carrozas.

Aparte, cada una de las carrozas ha repartido por su cuenta juguetes, sombreros y balones,  sobre todo balones. Baltasar ha sido el que más pelotas ha arrojado a niños y no tan niños que contemplaban la cabalgata, aportados por casas colaboradoras y también por el Ayuntamiento de la ciudad.