diciembre 16, 2018
El tiempo
Política

El Plan Écija contrató a una empresa vinculada a la trama del 3%

El Consorcio de Aguas Plan Écija, entidad pública que presta servicio de suministro de agua a 16 localidades de La Campiña y la Sierra Sur de Sevilla, adjudicó un contrato a dedo a una empresa implicada en la denominada trama del 3%.

Se trata de la empresa CTA (Colaboración Tributaria Andaluza SA), filial de la sociedad Coordinadora de Gestión de Ingresos (CGI), empresa que está implicada en la Operación Termyca, según Andalucía Información. La Termyca es una pieza separada de la denominada trama del 3%, que investiga el Juzgado de Instrucción número 1 de El Vendrell (Tarragona), por supuesto desvío de dinero público a través de contratos suscritos por ayuntamientos y entidades públicas con determinadas empresas.

Uno de los detenidos en el transcurso de la Operación Termyca fue Ramón Solé, director general de la empresa CGI, que anteriormente se llamaba Eifal, y que era la consultora que todos los ayuntamientos implicados utilizaban para realizar contrataciones a dedo, sin ningún concurso público. También fueron detenidos Blas Acosta (director de la división de Madrid de CGI) y Toni Martos (fundador de Eifal y director de Consultoría de CGI).

La empresa CTA (Colaboración Tributaria Andaluza), radicada en Sevilla, forma parte del Grupo CGI. Se dedica a realizar auditorías de servicios públicos, de cumplimiento y estudios sobre fiscalidad y urbanismo. Fuentes del Consorcio de Aguas Plan Écija han reconocido que la empresa CTA fue contratada para realizar una auditoría de un municipio, que el responsable del ente no quiso especificar.

Siempre según Andalucía Información, se trataba de un contrato menor, por el que se pagó entre 12.000 y 13.000 euros a la sociedad, y que no requería la celebración de un concurso público para su adjudicación. Reunía las condiciones técnicas y legales para realizar el trabajo en cuestión y por eso se la contrató.

Las mismas fuentes explicaron que es la forma habitual que tiene el Consorcio Plan Écija de trabajar, debido a que sólo cuenta con un técnico en su plantilla, que no puede atender la demanda de trabajo que genera la gestión del ciclo integral del agua en los 16 municipios que forman parte del consorcio.

El Plan Écija sólo ha trabajado una vez con CTA y, según las fuentes consultadas, en aquel momento desconocía la relación de esta empresa con la trama de presunta corrupción que se investiga en los juzgados catalanes.