abril 19, 2021
El tiempo
Política

Una estudiante de Comunicación gana el concurso del logo turístico

El logo ‘Écija, tierra bañada en oro’, de Inmaculada Concepción Blanco Hurtado, es el ganador del concurso y la consulta popular organizados por el Ayuntamiento astigitano para elegir el logo de Turismo de Écija. La ganadora se embolsará un premio único de 1.200 euros.

Blanco Hurtado ha obtenido 485 votos de las 1.338 personas que han votado en este concurso para elegir entre los cuatro logotipos finalistas. El segundo clasificado ha obtenido 452 votos; 244 el tercero; el cuarto, 157 votos.

Según su autora, el logo ganador intenta representar el dibujo de una moneda romana, “por lo de nuestro legado histórico”, con el sol, “el símbolo más significativo de Écija”, en el centro. Un laurel alrededor representa la victoria de la ciudad para pasar de cada época “y seguir manteniendo el recuerdo vivo de todas”.

El lema de ‘Tierra bañada en oro’ alude al valor histórico y cultural que tiene la ciudad y los once rayos que tiene el sol del centro apelan a las once torres de Écija, “que creo que son el símbolo más conocido que podemos tener”, afirma Blanco Hurtado.

La ganadora del concurso es ecijana, tiene 20 años y estudia Comunicación en la Universidad de Loyola, donde quiere especializarse en diseño, periodismo y comunicación audiovisual. Afirma que es la primera vez que se presenta a un concurso de diseño y agradece “la iniciativa de dejar participar a la gente que no sea profesional” en un certamen de este tipo.

El concurso para elegir un logo turístico pretende que el Ayuntamiento de Écija tenga un emblema “duradero en el tiempo independientemente del color del partido en el gobierno y que ciudadanos y ciudadanas participaran en la decisión”, enfatiza la concejala de Desarrollo Socioeconómico, Fátima Espinosa.

Al certamen se presentaron un total de quince propuestas, de las que un jurado especializado eligió cuatro, que han sido las que han podido votar los vecinos y vecinas censados en Écija mayores de edad. Para Espinosa, la participación “podría haber sido mucho mayor, pero estamos satisfechos en el sentido de que es el primer proceso participativo que se realiza de este modo, y hay que crear cultura en la ciudadanía de que tienen derecho a decidir sobre decisiones de su ciudad, y eso cuesta un poquito”.

“A medida que la ciudadanía vaya viendo que se hacen iniciativas donde pueden votar, la participación será mucho mayor”, aventura Espinosa, que opina que “hay muchas cosas que mejorar, pero es un paso más, toda la ciudad ha podido opinar y ha opinado quien ha querido hacerlo”.